Este sitio utiliza cookies para ofrecer prestaciones y funciones mejoradas. Al usar este sitio, usted indica su conformidad con este hecho. Valoramos su privacidad y la confidencialidad de sus datos. Revise nuestra Política de cookies y Política de privacidad. Ambas han sido actualizadas recientemente.

Preguntas frecuentes de unidades de estado sólido

Respondemos a todas sus preguntas sobre unidades SSD

Las unidades de estado sólido de Kingston ofrecen a usuarios y empresas una mejora idónea de rendimiento. Las unidades SSD de Kingston, disponibles en una amplia variedad de modelos y capacidades, extienden la vida útil de los PC y ofrecen una mayor velocidad, rendimiento y fiabilidad en comparación con las unidades de disco duro tradicionales.


Respaldadas por una garantía de dos, tres o cinco años, asistencia técnica gratuita y la legendaria fiabilidad de Kingston®, las unidades de estado sólido de Kingston proporcionan seguridad de datos unida a un rendimiento que no quedará obsoleto, para su total tranquilidad.


Si tiene alguna duda sobre las unidades de estado sólido de Kingston, siga leyendo las respuestas. Si tiene alguna duda que no se responda aquí, visite las páginas de productos enumeradas debajo o póngase en contacto con un representante de Kingston.

SSD es el acrónimo del término inglés "solid-state drive", que en español se traduce como "unidad de estado sólido".

Este tipo de unidades se construyen con una memoria flash NAND o chips de memoria DRAM en lugar de discos y otros mecanismos que se encuentran en las unidades de disco duro (HDD, del inglés "hard disk drive").

Los discos duros (HDD) se basan en discos giratorios magnéticos, una tecnología que ha estado en uso desde mediados de los años 50. Los datos se escriben y se leen en estos discos giratorios mediante cabezales móviles. Los HDD son dispositivos mecánicos con muchas piezas en movimiento y, por lo tanto, son más propensos a fallos mecánicos debidos a las condiciones ambientales, como calor, frío, golpes y vibraciones. En una unidad SDD, los discos y los cabezales se sustituyen por chips de memoria, de forma similar a las habituales tarjetas y memorias USB, SD y CompactFlash. Las unidades SSD no tienen piezas móviles, lo que prácticamente elimina las latencias rotacionales asociadas a las unidades de disco duro. Asimismo, las unidades SSD son menos susceptibles que los discos duros a los daños producidos por las condiciones ambientales. Las SSD están diseñadas para ser la próxima generación de almacenamiento de datos del mercado de masas y, por lo tanto, tienen el mismo factor de forma y utilizan la misma conexión SATA que los discos duros de la actual generación.

Aunque el mercado de las SSD crece y este tipo de unidades es cada vez más popular, esta sigue siendo una tecnología relativamente nueva. Como sucede con cualquier tecnología nueva, solo es necesario algo de tiempo hasta que las ventas alcancen un nivel que permita reducir los costes de fabricación. En los últimos años, la diferencia de precio entre las SSD y los discos duros se ha reducido en gran medida.

Esta es una pregunta difícil de responder, ya que no hay dos sistemas idénticos y el rendimiento se puede ver afectado, entre muchos factores, por el sistema operativo, los controladores y las aplicaciones utilizados, así como por la velocidad y configuración del procesador. Hay muchas páginas web de pruebas y revistas que han comparado el rendimiento de SSD y HDD y que han determinado que las SSD son mucho más rápidas. Por ejemplo, si analizamos la velocidad de lectura aleatoria de las SSD, es un 20 000% superior a la de los discos duros de gama alta.

Cabe destacar que las SSD no se ven afectadas por las limitaciones físicas de los discos duros. Los discos de los HDD son circulares (como un CD) y el acceso a los datos almacenados en el centro del círculo es más lento que a los del borde exterior. Sin embargo, las SSD tienen el mismo tiempo de acceso en toda la unidad. El rendimiento del disco duro también sufre debido a la fragmentación de los datos, mientras que en las SSD no se ve afectado significativamente, ni siquiera si los datos no se almacenan secuencialmente.

El único factor a favor de los discos duros es el precio por gigabyte. Esto se debe a que los discos duros se venden en capacidades que van desde los 500 GB en adelante, mientras que las SSD se venden en capacidades que van desde los 30 GB en adelante. Actualmente, Kingston produce unidades SSD con capacidades de 30 GB a 960 GB.

Los discos duros tradicionales son ideales si lo que se busca es un almacenamiento masivo del orden de terabytes, mientras que las SSD representan la mejor elección si lo importante es el rendimiento. Es una práctica habitual utilizar una SSD como unidad de arranque donde tener instalado el sistema operativo y las aplicaciones y, por otro lado, disponer de un disco duro convencional para el almacenamiento de archivos de datos.

Las SSD de Kingston se construyen con memoria flash NAND.

Las unidades de estado sólido de Kingston no dependen del sistema operativo utilizado y se pueden utilizar en cualquier sistema compatible con una interfaz SATA estándar.

No es necesario disponer de ningún controlador adicional.

Las unidades SSD de Kingston se pueden instalar en cualquier sistema que admita la interfaz SATA II o III. (SATA 3 Gb/s y 6 Gb/s)

Sí, las SSD de las series E, KC, HyperX, S y V se pueden utilizar en configuraciones RAID. No obstante, para configuraciones RAID en servidores, Kingston recomienda el uso de las SSD de la serie E.

Es muy común que los sistemas y controladores basados en Serial Attached SCSI (SAS) admitan dispositivos SATA. Kingston recomienda revisar la documentación del sistema o el controlador para comprobar que las unidades SATA y las SAS son compatibles. Si lo son, se pueden utilizar unidades SSD de Kingston.

Sí. Kingston ofrece unidades SSD en kits de actualización, que incluyen todos los elementos necesarios para reemplazar la unidad de disco duro de su ordenador portátil o de sobremesa por una unidad SSD de Kingston, incluyendo software para transferir fácilmente su sistema operativo y sus datos importantes.

IOPS, del inglés "Input Output per Second" (Entradas y salidas por segundo), es la unidad de medida que indica el número de transacciones por segundo que puede soportar un dispositivo de almacenamiento (disco duro o unidad de estado sólido). Hace referencia a las cargas de trabajo del servidor y no se debe confundir con las velocidades de lectura/escritura.

No. No es necesario desfragmentar las unidades SSD. De hecho, la desfragmentación puede reducir la vida de una SSD. Si su sistema está configurado para realizar el desfragmentado de forma automática, al utilizar una SSD, debe deshabilitar esta opción o desactivar la desfragmentación. Algunos sistemas operativos realizan operaciones de desfragmentado de forma automática, función que debe deshabilitarse si se van a utilizar unidades SSD de Kingston.

Las SSD utilizan memoria flash NAND como medio de almacenamiento. Una de las desventajas de la flash NAND es que las celdas flash se desgastan con el tiempo. Para prolongar la vida útil de la memoria, el controlador de memoria de las SSD emplea varios algoritmos que extienden el almacenamiento de datos a través de todas las celdas de memoria. De este modo se evita que alguna celda o grupo de celdas determinados se utilicen en exceso. El uso de la tecnología de nivelación de desgaste está muy extendido y es muy eficaz.

Para aumentar el rendimiento y la durabilidad, algunos fabricantes de SSD reservan algo de espacio de la unidad extraído del área de usuario para dedicarlo al controlador. Esta práctica se denomina sobredotación y aumenta el rendimiento y la vida útil de la SSD. Todas las unidades SSD de Kingston producidas actualmente y que utilizan los controladores LSI/SandForce®hacen uso de la sobredotación, por lo que las capacidades típicas que ofrecemos son de 60, 120, 240 y 480 GB.

Para aumentar el rendimiento y la durabilidad, algunos fabricantes de SSD reservan algo de espacio de la unidad extraído del área de usuario para dedicarlo al controlador. Esta práctica se denomina sobredotación y aumenta el rendimiento y la vida útil de la SSD. Todas las unidades SSD de Kingston producidas actualmente y que utilizan los controladores LSI/SandForce®hacen uso de la sobredotación, por lo que las capacidades típicas que ofrecemos son de 60, 120, 240 y 480 GB.

Todas las SSD de Kingston utilizan un proceso inteligente y eficaz de recolección de elementos no utilizados que aumenta la vida de la unidad sin afectar a la durabilidad de la memoria flash y que es invisible para el usuario.

Las unidades de estado sólido de Kingston disponen de técnicas integradas de nivelación avanzada de desgaste que incorporan un algoritmo de selección de bloques capaz de aumentar la durabilidad de la memoria flash y de optimizar la vida de la unidad. Gracias a esta tecnología única de nivelación de desgaste, los distintos bloques de la memoria flash se usan de forma equilibrada, de modo que no hay más de un 2 por ciento de diferencia entre los más y los menos utilizados.

S.M.A.R.T. son las siglas del término inglés "Self-Monitoring, Analysis, and Reporting Technology" (Automonitorización, análisis e informe) y forma parte del estándar ATA. Los atributos SMART se utilizan para medir el estado de la unidad y se habilitan para advertir al usuario (administrador, programa informático, etc.) de un inminente fallo de la unidad.

Sí, las unidades SSD de Kingston se pueden utilizar en carcasas externas USB, e-SATA, Thunderbolt y Firewire. Tenga en cuenta que si el usuario decide habilitar una contraseña mediante ATA Security command (comando ATAde seguridad), no se podrá acceder a la unidad mediante una carcasa externa.

        Back To Top