Una cámara de seguridad blanca situada junto a un candelero y un cactus en maceta.

Elección de la tarjeta de memoria correcta para su cámara de seguridad

Cámaras de seguridad. Son estáticas, giratorias; cuelgan del techo, se apoyan en estanterías; ocultas, visibles; en interiores y en exteriores. Tanto en casa como en el lugar de trabajo, las cámaras de seguridad son parte del mundo en que vivimos. Independientemente de cómo o dónde se utilicen, ven y captan cosas que posiblemente no veamos, pero que, de todos modos, agradecemos.

Dentro de estas cámaras de seguridad, la tarjeta de memoria es un elemento tecnológico fundamental que nos permite ver qué vio y filmó la cámara. Después de todo, captamos imágenes que podrían resultar muy necesarias y útiles llegado el momento. Por ello, es importante asegurarse de que las imágenes sean nítidas y claras.

Cámara de seguridad con una tarjeta microSD apenas insertada en la ranura de tarjeta

¿Cómo es posible saber que estamos comprando una tarjeta de memoria adecuada para nuestras necesidades y para obtener imágenes de calidad? Hemos hecho los deberes y evaluado una serie de características vitales —como la capacidad, velocidad y durabilidad— de las tarjetas que nos han interesado. Y, seguidamente, elegimos una marca de confianza.

Capacidad

Como se suele decir: lea el manual del usuario. Posiblemente encontrará allí algunas perlas de información en las recomendaciones del fabricante del modelo específico.

Seguidamente: ¿cómo va a utilizarse la cámara? ¿Filmará continuamente, o solamente después de detectar movimiento? El uso continuo requiere una tarjeta de alta capacidad y resistente; si solo se activa tras detectar movimiento, no tanto.

Seguidamente, consideraremos la resolución de la cámara. Los vídeos de alta resolución (1080p o 4k) requieren más espacio de almacenamiento.

Y suficiente. No obstante, en función de cómo se use la tarjeta, las opciones prácticas van desde 32 GB hasta 512 GB.

Parte posterior de una cámara de seguridad blanca con unos dedos insertando una tarjeta microSD

Velocidad

Aunque la velocidad de una tarjeta de memoria se refiere a su velocidad de lectura/escritura, en las cámaras de seguridad lo que realmente nos importa es la escritura. Es decir, la velocidad en que la tarjeta escribe (graba) datos en su memoria. Una velocidad demasiado lenta puede provocar que se produzcan saltos en la filmación o imágenes aletargadas, consecuencias contrarias a los motivos por los que instalamos una cámara.

La mayoría de las cámaras de seguridad han sido diseñadas para tarjetas tamaño microSD. Por ese motivo limitaremos nuestra explicación sobre la velocidad de las tarjetas solo a ellas. Las tarjetas microSD más recientes ofrecen mayor almacenamiento y, por consiguiente, filmaciones más prolongadas (perfecto para cámaras de seguridad de uso continuo). Para filmar Full HD o 4K UHD, no tendría que preocuparse por velocidades lentas ni por cortes de cuadros. Busque tarjetas con velocidades de escritura mínimas de 70 MB/s y compatibles con la categoría de velocidad de vídeo UHS-I (V30).

Durabilidad

Es lógico que las cámaras que estén filmando continuamente necesiten una tarjeta de memoria capaz de ser utilizada 24/7. Del mismo modo, las cámaras instaladas a la intemperie necesitan tarjetas de memoria capaces de tolerar temperaturas extremas, entornos húmedos y fuertes vientos.

Tarjetas de memoria

Artículos relacionados

Para consultar información acerca de cómo el virus COVID-19 ha afectado a nuestras operaciones comerciales, haga clic aquí.