Vista superior de  una persona trabajando con un portátil, sosteniendo una taza y acariciando un perro

7 trucos fáciles para incrementar la productividad trabajando desde casa

La experiencia de trabajar desde casa puede ser un cambio favorable en comparación con su desplazamiento diario hasta la oficina, aunque incluso trabajando desde la comodidad de nuestros propios hogares tenemos que enfrentarnos con varios retos. Uno puede convertirse en su peor enemigo por el hecho de no tener que rendir cuentas, y por las distracciones que pueden suponer los familiares, compañeros de piso, niños, mascotas y cualquiera que comparta residencia con usted. Estableciendo una serie de normas básicas y estructurando su jornada podrá crear un entorno de trabajo productivo para limitar las distracciones y mantenerse motivado para realizar sus tareas. Aquí hay siete recomendaciones para ayudarle a mejorar su productividad trabajando desde casa.

1. Establezca un espacio de trabajo ideal

Ordenador sobre un escritorio

Ahora que está trabajando desde casa, tener un espacio de trabajo dedicado es prácticamente un lujo. Algunos pueden tener un despacho dedicado dentro de sus casas, aunque muchos, incluyendo varios de nosotros en Kingston, tenemos que arreglarnos con lo que tenemos para trabajar, como la encimera de la cocina o cualquier otra superficie plana que podamos encontrar para hacer las veces de escritorio provisional.

Sea cual sea la situación en la que se encuentre, intente encontrar un lugar en la vivienda y conviértalo en un espacio de trabajo dedicado. Que puede ser su dormitorio, o la cocina. Incluso el salón. Lo fundamental es que elija un lugar que le mantenga apartado de las distracciones y le permita centrarse en su trabajo.

No juegue donde trabaja, y no trabaje donde juega. Mantener un límite claramente definido entre dónde está cuando se relaja y dónde cuando trabaja es fundamental para crear un entorno que le haya sentir que es hora de trabajar y de ponerse manos a la obra.

El objetivo es establecer una separación entre la vida laboral y doméstica, incluso si está trabajando desde casa. Trazar esa línea entre el ocio y el negocio dedicando un espacio para el trabajo le ayudará a mantenerse productivo y a limitar sus distracciones.

2. Estructure y priorice su jornada laboral

Al llegar a la oficina existe un ritmo natural en su jornada que le ayuda a crear una rutina. Todos los pequeños preparativos que realiza detrás del escenario para empezar la jornada contribuyen a desarrollar un programa personal. La rutina de la mañana, antes de desplazarse hacia la oficina, le permite prepararse mentalmente para la jornada laboral.

Portátil sobre un escritorio

Esa rutina ha cambiado desde la transición hacia el trabajo en casa. Ya no existe la estructura que le exige hacer determinadas cosas en determinados momentos. La creación de estos límites es fundamental para mantener su salud mental antes que quemarse o agobiarse.

Intente establecer un programa que separe claramente entre las horas de trabajo y su vida doméstica. Si trabaja mejor por las mañanas, intente optimizar su programa de manera que pueda siempre maximizar sus horas productivas en ese horario. Si trabaja mejor por las tardes, centre su programa en torno a la tarde para rendir mejor cada día.

Por cierto: no olvide tomarse sus descansos. En especial, el descanso para el almuerzo. Es importante maximizar la productividad durante el horario de trabajo, aunque igualmente importante es hacer interrupciones para descansar cuerpo y mente. Aunque trabajar desde casa puede dar la impresión de que todo es menos estresante, es muy fácil agobiarse, por lo cual es fundamental tomarse los descansos con el objeto de mantener un programa laboral productivo y sano.

3. Abandone la “oficina” al final de la jornada

Reloj

Puede tener la impresión de que trabajar desde casa posibilita un mejor equilibrio entre la vida personal y laboral. Como ya está en el confort de su hogar, es muy fácil quedarse atrapado por su trabajo y en ningún momento acabar de trabajar. Controle el tiempo y dese una oportunidad de acabar la jornada y dejar el trabajo detrás.

Saber que existe una línea de llegada le ayudará a maximizar las horas de trabajo para ser productivo. Si se queda sentado trabajando sin descanso, sin ningún final a la vista, lo más probable es que acabe agotado y quemado sin lograr nada. Los proyectos abrumadores y las tareas con breves plazos se le acumularán si no establece límites.

Cuando se encuentra en la oficina es fácil saber cuándo es hora de irse al ver a los demás preparándose para marcharse. Pero estando en casa, no existe un recordatorio colectivo que le diga que ha llegado el final de la jornada. No es necesario terminar de trabajar todos los días a la misma hora, pero establecer estos límites para definir su horario de trabajo y su horario de descanso le ayudará a abandonar el espacio de trabajo y a relajarse, dándole tiempo para prepararse para el día siguiente.

4. Utilice las herramientas adecuadas

Las comunicaciones y la colaboración son ahora muy importantes desde que todos están trabajando individualmente desde casa. Muchos de nosotros utilizamos videollamadas y audiollamadas para estar en contacto con nuestros colegas, y celebrar reuniones y consultas. Algunas herramientas esenciales, como un teclado y un ratón adecuados, adaptadores de USB, monitores, micrófono y auriculares le resultarán muy útiles para mantener su eficiencia y productividad sin tener que preocuparse por pequeños inconvenientes.

Vista superior de un escritorio con un ordenador

Además del portátil, contar con un monitor adicional aportará más solidez a su entorno. Podrá tener diferentes programas y aplicaciones abiertos simultáneamente, junto con múltiples ventanas en la pantalla, para manejar las cosas mejor y de manera más cómoda.

Utilice un teclado y ratón de tamaño natural para un mayor confort cuando trabaje durante períodos prolongados delante del ordenador. Puede no parecer mucho, pero el uso del teclado natural y del ratón, en lugar del teclado del portátil y su sucedáneo de ratón mejorará su productividad agilizando su flujo de trabajo.

Además, utilizar auriculares para las videollamadas y audiollamadas puede marcar la diferencia. Existen auriculares inalámbricos que incorporan conectividad Bluetooth para que no tenga que preocuparse por cables y conectores adicionales. Tampoco necesitará un micrófono separado, ya que la mayoría de los auriculares incluye micrófono. Algunos van integrados, en tanto que otros pueden ser desmontables.

Entre algunos de nuestros productos favoritos para trabajar desde casa merecen mencionarse las unidades USB cifradas y el concentrador Nucleum USB-C. Las unidades USB cifradas facilitan y agilizan la transferencia de datos entre dispositivos, además de ofrecer un excepcional nivel de seguridad para proteger sus datos. Si no hay más remedio que acudir a su centro de trabajo para recuperar archivos, considere utilizar una unidad USB cifrada para proteger los datos.

Nucleum es un concentrador integral. Permite el uso de un ratón, un monitor y unidades USB, e incluso sirve como pasarela de alimentación para cargar los dispositivos conectados. Posibilita la funcionalidad de todos los accesorios a los que se ha habituado a trabajar con el portátil, por lo cual es la herramienta perfecta para crear su espacio ideal para trabajar desde casa.

5. La clave es la comunicación

Personas en un chat de vídeo a través de un portátil

La comunicación es fundamental a la hora de trabajar desde casa. Comunicarse con sus colegas de proyectos y mantenerlos actualizados con tareas y disponibilidad es muy importante para una experiencia de trabajo desde casa ordenada y sencilla.

El objetivo de trabajar a distancia es sentirse conectado a pesar de estar físicamente aislado de sus colaboradores. Existen numerosas aplicaciones y herramientas diseñadas para ayudarle a mantenerse en contacto con los integrantes de su equipo, y emplear las adecuadas para usted y para ellos puede marcar una significativa diferencia en materia de productividad.

En Kingston utilizamos Asana y Microsoft Teams para mantenernos en contacto y gestionar nuestros proyectos y tareas. Cuando tenemos que comunicarnos y facilitar datos detallados de los proyectos, empleamos Microsoft Teams para chatear y realizar videoconferencias. Para gestionar tareas empleamos Asana, que permite cargar y compartir archivos, asignar proyectos y programar plazos de entrega.

También utilizamos Zoom para organizar eventos sociales, como noches de juegos y la hora feliz. Es un excelente método para conectarse y socializar con los miembros de nuestro equipo fuera de horas y tener la oportunidad de participar en actividades divertidas que promueven el espíritu de equipo.

Perro ante un ordenador

6. Limite las distracciones

Trabajar desde casa es, sin ninguna duda, una experiencia más confortable, aunque ello no implica que sea el entorno laboral ideal. Las distracciones son los principales retos cuando trabajamos desde casa. Todo lo que ansiamos encontrar después de volver del trabajo... ¡ahora lo tenemos al alcance de la mano! Si ya es bastante difícil mantenerse concentrado en la oficina, mucho más lo es en casa.

Dedicarse a otras tareas durante el período de descanso —poner la lavadora, prepararse un bocadillo— está muy bien, pero tenga cuidado durante cuánto tiempo esto le distrae. Evite dedicarse a actividades que requieran demasiado tiempo y dedicación.

Poner el despertador para los descansos que se tome podrá ayudarle a evitar distraerse y a recordarle que ya es hora de volver a trabajar. Dado que nuestros colegas no están en la oficina para rendirnos cuentas, es importante poner más esfuerzo en reducir al mínimo las distracciones.

7. Socialice y participe

Usuario de portátil en un chat de vídeo sosteniendo una cerveza

Desde que trabajamos desde casa, hemos perdido muchas de las interacciones sociales a las que estábamos habituados para romper la monotonía laboral y socializar. Nos faltan las charlas intrascendentes y las ocurrencias graciosas que, de algún modo, acortaban y hacían más llevaderas las jornadas laborales.

Para salvar las distancias, charle con sus compañeros a través de aplicaciones de mensajería, como Slack y Microsoft Teams, o programas de videoconferencias, como Skype o Zoom. Las pequeñas interacciones e intercambios sociales pueden ser muy útiles para sentirnos menos solos y aislados. Esté en contacto con sus compañeros y mantenga relaciones sociales sanas con el equipo.

Y esto es aplicable no solamente a sus compañeros de trabajo. Es posible que no pueda encontrarse con ellos físicamente, pero organizar un evento virtual para ponerse al día con amigos o familiares es una excelente manera de socializar e interactuar con los demás. Aunque estemos en casa, sigue siendo importante "salir", conectarse y compartir nuestras vivencias unos con otros.

#KingstonIsWithYou

Unidades de memoria Flash USB cifradas