Hombre trabajando en un servidor

Quitar y reemplazar frente a previsibilidad: Por qué son imprescindibles los SSD con latencia previsible

La mayor parte de la gente ha oído hablar de personas procedentes de “orígenes humildes”. Pero lo mismo podría decirse de muchas de las actuales aplicaciones y centros de datos. Muchas de las aplicaciones de mayor éxito del mundo comenzaron como productos internos que se ejecutaban en pequeños servidores privados.

Muchas empresas y servicios empezaron probando prototipos en servidores internos, construidos con componentes estándar para reducir los costes iniciales, lo cual fue un método económico de pasar desde la fase de prototipo a la producción. A menudo, esto conlleva utilizar discos SSD dirigidos a particulares, cuya compra y sustitución resulta más económica.

placa de circuitos integrado con chips

Se trata de un buen modelo en el caso de aplicaciones diseñadas para uso intermitente. Pero, ¿qué pasa cuando se hacen tan populares como para tener que atender a una demanda continua? En realidad, salvo que subcontratemos un centro de datos dedicado de primer nivel, las especificaciones de diseño original tendrán que modificarse para ajustarse al incremento de la demanda.

Esto es especialmente válido cuando se trata de datos de seguridad o privacidad que guardamos dentro de la red, cerrados al acceso público. Esta noción, denominada “en las instalaciones”, o “interna”, es en la que las empresas utilizan continuamente una combinación de servidores internos, alojan múltiples aplicaciones internas (Wiki's, Sharepoint, secuencias de comandos de centros de datos) que no pueden subirse a la nube por prohibición normativa (HIPAA, PCI-DSS, etc.) u otros motivos comerciales. Así, quitar y reemplazar recursos internos se ha convertido en un fenómeno habitual a medida que las unidades se hacen obsoletas, fallan o no dan abasto para satisfacer las crecientes demandas.

Mientras que las arquitecturas de aplicaciones internas parecen ser las mayores culpables de la retirada y sustitución de unidades, todavía sabemos de importantes proveedores de servicios y aplicaciones que siguen utilizando en sus centros de datos unidades previstas para usuarios particulares, en un grado importante. Cuando las cosas van mal, quitan y sustituyen las unidades antiguas.

El número de centros de datos que recurre a este modelo se está reduciendo a medida que el coste de los SSD empresariales va bajando, haciéndolos más asequibles y atractivos para operaciones ultrasensibles a los precios y para quienes pretenden un funcionamiento previsible y estable de sus servidores.

La previsibilidad es la clave

Una profesional de TI pensando con el sol de fondo

Para los centros de datos de primer nivel, la previsibilidad del rendimiento es un atributo fundamental en sus diseños.Ahora, muchos centros de datos han tomado consciencia y entienden el valor de comprar los tipos de SSD adecuados para una aplicación. Las empresas que alojan en la nube necesitan saber que sus SSD empresariales ofrecerán un rendimiento estable con mínima latencia.

Imaginemos un centro de comercio electrónico en el que los clientes cargan cosas en sus carritos pero que, a la hora de pagar, el proceso de pedido y de pago se retrasan. Tanto el vendedor como el cliente saben que se trata de una experiencia muy frustrante e insatisfactoria, susceptible de tener repercusiones en la cuenta de resultados en el transcurso del tiempo. Si los sitios de comercio electrónico continúan experimentando latencia y los clientes se quejan por el proceso de pago, lo más probable es que busquen otro host, otra CDN u otra plataforma de aplicaciones.

Gráfico abstracto de haces de diversos colores representando el movimiento de los datos

Aparte de la latencia, otro factor a considerar exhaustivamente debería ser el índice de resistencia de los SSD. En general, los discos SSD de los centros de datos tienen especificaciones de resistencia superiores a las de los SSD cliente, lo cual los hace más seguros de usar desde el punto de vista de la fiabilidad, y también satisfacen los requisitos de ciclo de vida de productos establecidos por los centros de datos.

Hoy en día, muchas unidades para particulares utilizan exóticos métodos de almacenamiento en caché para ahorrar costes eliminando el componente de DRAM de alta velocidad. Muchas SSD para usuarios particulares utilizan un pequeño búfer de escritura incorporado a la NAND Flash. Una típica unidad cliente que guarda en almacenamiento temporal posiblemente nunca se llene completamente durante la vida útil del sistema, por lo que el usuario nunca nota ningún cambio. Pero si utilizamos la misma unidad en una aplicación de centro de datos con ciclos de servicio del 100% (operaciones de lectura/escritura 24/7), su rendimiento más lento comenzará a notarse.

Tiempo de funcionamiento previsible es mucho más que IOPS

Director y orquesta

Otra cuestión a considerar es prever qué ocurre cuando algo falla, repetidamente. Si se produce algún problema técnico con un disco SSD de uso particular instalado en un servidor, es poco probable obtener una asistencia o una solución adecuada del fabricante, ya que la unidad no está siendo empleada para su uso previsto. En actividades con SLA que requieren un tiempo de funcionamiento de 4-9 o 5-9 no es viable asumir riesgos con productos para uso particular que no dan la talla.

Los discos SSD empresariales incluyen asistencia y servicio que no encontrará en sus homólogos para uso particular. Los SSD empresariales no son productos estándar, sino perfectamente adaptados para aplicaciones de elevada intensidad de lectura y uso mixto.. En muchos casos, se trata de matices personalizados integrados en cada producto en función de un uso específico, lo cual también incluye un servicio de asistencia para el mismo que garantiza el tiempo de funcionamiento. Si se produce algún problema con la caché de un SSD empresarial, el equipo de asistencia se encuentra a solo una llamada para sustituir o rediseñar un producto basándose en requisitos operativos.

Rendimiento óptimo de los SSD

El mejor consejo para iniciar un servicio de servidores es incorporar discos SSD de fabricantes acreditados, diseñados para cargas de trabajo de servidor y no de cliente. Si instala un SSD de cliente en un servidor estará empleando una configuración de hardware no comprobada y conectándose a controladores de host (controladores RAID) que se comportan de manera diferente de los controladores de host de cliente.

Así, se podría empezar con productos de calidad empresarial y mantener la flexibilidad para incrementar gradualmente las operaciones sin sacrificar el rendimiento ni la escalabilidad a largo plazo. Además, implementar SSD empresariales posibilita una mayor estabilidad y fiabilidad a toda la arquitectura de servidores.

Un origen humilde no es motivo para abocarse al fracaso.

Productos relacionados