Hombre de pie mostrando la espalda con flechas apuntando en múltiples direcciones como si necesitara tomar una decisión sobre algo

Los 4 errores principales en la compra del SSD

No es ningún secreto que el mercado está inundado de SSDs que van desde unidades económicas de bajo rendimiento hasta unidades de latencia ultrabaja y de resistencia extrema de mayor precio. Con tantas opciones para elegir, los administradores de centros de datos a menudo se enfrentan a varios desafíos cuando compran, incluyendo la disponibilidad general del mercado, los presupuestos, las especificaciones de rendimiento y las necesidades inmediatas. Pero elegir la unidad adecuada no es tan fácil como encontrar el mejor precio o ver cuál tiene las velocidades más rápidas en una hoja de especificaciones.

Hablamos con cientos de clientes, revendedores y fabricantes OEM sobre cómo eligen las unidades, y hemos escuchado algunas historias interesantes a lo largo de los años sobre lo que no les ha funcionado. Por lo tanto, hemos reunido una lista de los cuatro errores más comunes que cometen las personas al elegir una unidad para su centro de datos.

#1 - Grado empresarial frente a grado consumidor

Puede parecer simple, pero el mayor error es elegir un producto de nivel de consumidor en lugar de uno de nivel empresarial. Hay varias razones por las que la gente hace esto: precio, reconocimiento de nombre, estrategias generales de extracción y reemplazo y porque puede obtenerlas de casi cualquier lugar. Sin embargo, los productos de nivel de consumidor rara vez se crean para las mismas operaciones intensivas de 24/7 que demanda un nivel empresarial.

SSDs nivel empresarial y consumidor de Kingston

Las unidades empresariales se prueban en plataformas empresariales, en servidores detrás de controladores RAID, no en equipos de escritorio. De hecho, si una unidad no se ha probado en una plataforma empresarial, es posible que ni siquiera sea reconocida cuando se instala. Una dispositivo de consumidor puede funcionar inicialmente, pero cuando implemente varios cientos de ellos, se dará cuenta de que simplemente no funcionan para aplicaciones empresariales de larga duración.

Además, las nuevas unidades de cliente utilizan esquemas de almacenamiento en caché exóticos, reconfigurando la NAND donde parte de la memoria flash se perfila para almacenamiento en caché. En resumen, puede tener problemas si coloca eso en una configuración RAID y le otorga grandes cargas de trabajo.

Puede funcionar para una compra de bajo costo, pero es increíblemente peligroso cuando realmente desea usarlo a escala empresarial. Los dispositivos ahora están diseñados a medida para aplicaciones y cuando se usan fuera de esa aplicación, se encuentran con problemas más técnicos. Además, será casi imposible obtener asistencia del fabricante para solucionar un problema de SSD de cliente que se utiliza en una aplicación empresarial

#2 - Seleccionar el rango de resistencia incorrecto o la intensidad de uso

Nunca nadie ha sido despedido por comprar SSDs que no se han de desgastar, pero las personas sobrestimarán sus necesidades de escritura porque usan metodologías antiguas para estimar, "1DWPD (Unidades escritas por día) en un dispositivo de 240GB frente a dispositivos de 1TB en la actualidad". Seleccionar el rango de resistencia que sirva para las aplicaciones empresariales podría afectar el costo de la BOM (lista de materiales) de su sistema.

Tres personas en trajes corriendo en una pista

Además, algunos entornos son mucho más intensivos en lectura o escritura. Si tiene una aplicación que hace más lectura que escritura (por ejemplo, un servicio de transmisión de VOD o almacenamiento de base de datos) y compra un dispositivo de resistencia para escritura intensiva, entonces está pagando por algo que simplemente no necesita. De la misma forma, elegir una unidad de lectura intensiva para un registro de base de datos o un servicio de almacenamiento en caché no sería óptimo debido a las actividades de escritura intensiva.

La resistencia de una unidad también es importante cuando se selecciona un dispositivo que tiene máxima capacidad frente a un dispositivo con sobre-aprovisionamiento (OP) Usted pierde rendimiento al comprar la capacidad máxima escrita en términos de 250GB/500GB/1TB. Una vez que el dispositivo alcanza el 90% de su capacidad, los datos deben borrarse por completo y luego escribirse. Esto afecta la lectura/escritura y la latencia aleatorias, lo que resulta en grandes caídas en el rendimiento. El uso de un dispositivo OP permite que muchas de estas acciones de borrado/reescritura ocurran en un espacio libre porque la limpieza ocurre en el área de sobre aprovisionamiento, lo que da como resultado un rendimiento de la aplicación sin fallas.

#3 - Prueba con scripts incorrectos y prueba de fallas

Profesional de TI en una computadora portátil parado cerca de un racks de servidores

Al evaluar los dispositivos, puede hacerlo de dos formas: o confía en las especificaciones en la hoja de datos del fabricante o pone el dispositivo a prueba usando su configuración exacta y scripts de prueba. Si solo confía en las especificaciones, no siempre sabrá cómo se evaluaron los dispositivos para alcanzar su números de rendimiento máximo o promedio, o si coincidiría con su entorno de trabajo. Por lo tanto, recomendamos probar los SSDs con sus puntos comparativos específicos antes de realizar una compra importante.

En Kingston, probamos nuestros productos empresariales a través diferentes plataformas de servidor, utilizando múltiples controladores RAID de terceros o de OEM. Corremos nuestras unidades a través de un conjunto riguroso de pruebas de compatibilidad, rendimiento de I/O, latencia y longevidad, y evaluamos cada sector de una unidad para garantizar la coherencia. Los modos de prueba de los dispositivos cliente no pasan en ningún momento por alguno de esos ejercicios, porque la mayoría se enfocan en funcionar bien en un solo procesador y aplicación.

Además, Kingston potencia una variedad de comandos y conjuntos de datos. Hacemos un pre acondicionamiento prolongado al SSD antes de grabar los datos de rendimiento para garantizar que el dispositivo este en un perfil de rendimiento de estado sostenido. Publicamos resultados reales probando la extensión completa de un dispositivo y no solo una parte de este. Las mediciones de IOPS y de latencia se realizan a intervalos cortos (cada I/O o ½ segundo, tomamos una medición para obtener métricas de QoS) pero los dispositivos cliente pueden ser cada 5 segundos, lo que puede sesgar los indicadores de rendimiento reales.

#4 - No comprar SSDs de marcas conocidas

Una vez oímos hablar de un importante estudio cinematográfico que estaba comprando discos en Amazon solo porque algún ejecutivo encontró una opción barata. Pero usted obtendrá lo que paga si no compra productos de nivel empresarial a través de una fuente confiable. Si está comprando en Amazon o en otro minorista de e-commerce de consumo, es posible que obtenga una marca genérica o que los dispositivos no sean exactamente lo que cree que son.

La mayoría de los revendedores, o incluso los propios fabricantes, tienen equipos dedicados para ayudarlo a encontrar cuál es la mejor opción para una aplicación determinada. Podría ser un producto listo para usar que ya está comercialmente disponible y que no solo puedan vendérselo a usted, sino que también puedan brindarle soporte directo a nivel de ingeniería en caso de que algo salga mal. Otras veces, es posible que necesite algo específico para un sistema personalizado y es de gran ayuda que sus ingenieros hablen directamente con el fabricante para identificar los entornos de trabajo precisos, la sobrecarga de datos y las restricciones específicas de la aplicación en el sistema.

SSDs Enterprise de Kingston

Hace unos años, había otro fabricante de servidores personalizados que utilizaba dispositivos de consumo baratos genéricos que empleaban un esquema RAID con 24 SSDs en una caja. La idea era que las unidades eran tan baratas que, si fallaban, las sacaban y las reemplazaban. Esto funcionó durante el primer año y medio, pero los sistemas comenzaron a perder entre siete y diez unidades por semana. En algún momento, la elección de dispositivos baratos genéricos se vuelve contraproducente, porque reemplazar las dispositivos de consumo con esa frecuencia sale más caro.

Desde entonces, la compañía realizó el cambio a los dispositivos de nivel empresarial de Kingston y vio inmediatamente los beneficios en longevidad, rendimiento y soporte directo de Kingston. Tener una ruta de comunicación especializada con su proveedor de SSD les da la confianza para solucionar rápidamente los problemas y evitar problemas de suministro si una dispositivo se ha descontinuado, retirado del mercado o se lanza una nueva generación.

Ahora que sabemos cuáles son los errores al elegir SSDs, podemos hacer todo lo posible para evitar cometerlos. Siempre puede tomar algo que esté listo para ser usado, pero tomarse el tiempo para comprender sus necesidades y luego buscar el SSD adecuado para satisfacer esas necesidades siempre será mejor a largo plazo.

#KingstonIsWithYou

Obtenga más información sobre la línea de soluciones de almacenamiento empresarial de Kingston

Obtenga más información sobre los SSDs empresariales