Este sitio utiliza cookies para ofrecer prestaciones y funciones mejoradas. Al usar este sitio, usted indica su conformidad con este hecho. Valoramos su privacidad y la confidencialidad de sus datos. Revise nuestra Política de cookies y Política de privacidad. Ambas han sido actualizadas recientemente.

Documento técnico

OBSERVACIONES A PARTIR DE PROYECTOS DE VIRTUALIZACIÓN DE ESCRITORIO

Desde sus principios, Liquidware Labs se ha comprometido estrechamente con la transformación de los ordenadores de sobremesa. Con una visibilidad basada en el aprovechamiento de nuestro producto Stratusphere FIT para proporcionar soporte a las evaluaciones, y de Stratusphere UX para validar el rendimiento, contamos con un largo historial que abarca más de 400 proyectos de virtualización de escritorio basada en la evaluación de los objetivos logrados. Aunque se trata de un enfoque agnóstico, los resultados de este historial son para nada ambiguos: el éxito de la VDI, o virtualización de escritorio, requiere un nuevo enfoque sobre cómo se miden los recursos de servidor y se implementan a fin de ofrecer soporte a las cargas de trabajo del escritorio. Tanto si invierte de antemano en una evaluación o decide optimizarlo más tarde, existen atributos importantes que deben considerarse.

Muchos anteriores defensores de la VDI asumen que medir las cargas de trabajo de los ordenadores de sobremesa antes de empezar el proyecto de virtualización sirve solamente para asistir con la medición y la construcción del entorno del servidor anfitrión. Aunque ello es verdad parcialmente, existen otros beneficios importantes asociados a este paso, específicamente al relacionarse con la creación de la imagen óptima de la máquina virtual (VM). Creemos que existen un par de beneficios principales de un enfoque basado en la evaluación de los objetivos logrados para la VDI, que son:

  • Capturar la experiencia del usuario en el actual entorno, lo cual es importante para garantizar que se proporciona una experiencia del usuario igual o mejor al convertir los ordenadores de sobremesa físicos en virtuales. Relacionado con esto, este paso proporciona la capacidad de efectuar comparaciones sobre el antes y el después del uso de los recursos y, en última instancia, de la experiencia del usuario.

  • Supervisar el uso de aplicaciones al relacionarse con grupos e imágenes de ordenadores de sobremesa: este atributo de la evaluación le ayuda a lograr un mejor entendimiento de qué aplicaciones se usan frente a las que solo están instaladas. Esta ventaja también proporciona visibilidad de los requisitos de recursos del usuario y del grupo.

Independientemente de cuando efectúe las mediciones, no se salte el importante paso de cuantificar los requisitos recursos informáticos del usuario a fin de asistir y garantizarle una experiencia óptima. Es el pilar fundamental para una implementación de la virtualización de escritorio correcta y optimizada. En este artículo no se pretende detallar los pasos o procesos específicos con respecto a evaluar cargas de trabajo específicas del usuario o del equipo. Más bien se trata de un artículo que busca subrayar la importancia de los recursos de memoria y de almacenamiento; específicamente el importante papel que cada uno de ellos juega en la experiencia del usuario y el rendimiento general de las cargas de trabajo de escritorio virtuales.

¿POR QUÉ SON TAN IMPORTANTES LOS RECURSOS DE MEMORIA Y DE ALMACENAMIENTO DE SERVIDOR?

Ofrecer recursos informáticos al usuario en una arquitectura de escritorio virtual es profundamente diferente a cómo hemos abastecido, gestionado y optimizado los ordenadores de sobremesa en el pasado. Más concretamente, el modo en el que gestionamos los recursos de servidor y de almacenamiento para que sean compatibles con la VDI tiene que ver con la identificación y la minimización de los cuellos de botella de su entorno informático.

Hemos detectado que los cuellos de botella más habituales observados mientras se aprovecha el producto Stratusphere UX están relacionados con los recursos de proporción de la consolidación, la memoria y el almacenamiento. Estas son ocurrencias de rendimiento muy habituales, las cuales pueden evitarse durante las primeras fases de la implementación.

  • Una índice bajo de consolidación: se trata de un cuello de botella muy habitual que se produce por culpa del uso de recursos no equilibrados en los servidores anfitriones. Entender cómo la CPU y la memoria juegan un papel cada una a la hora de optimizar el rendimiento de la VDI es fundamental para cumplir con los objetivos del coste total de propiedad (TCO) y de la devolución de la inversión (ROI).

  • Memorias de VM con un tamaño inadecuado: el cambio de memoria a disco en el sistema operativo cliente es otro problema habitual que puede generar problemas de rendimiento al usuario en una arquitectura de VDI. Esto puede resultar especialmente complicado, puesto que compartir y aumentar páginas de memoria anfitriona no evita este cambio si el sistema operativo de la VM cliente “piensa” que está casi lleno.

  • El almacenamiento y las ráfagas de arranques de ordenadores al mismo tiempo: las implementaciones de VDI realizadas con éxito también minimizan el número de imágenes de VM que se requieren para satisfacer todos los casos de uso. Este deseo puede tener la consecuencia negativa de crear ráfagas de arranques o inicios de sesión de equipos al mismo tiempo, especialmente si los requisitos de almacenamiento no se miden y asignan tanto para los momentos de requisitos medios o de cargas de trabajo "punta".

        Back To Top