Una cámara de seguridad blanca posicionada entre una vela y un cactus en maceta.

Eligiendo la tarjeta de memoria adecuada para su cámara de seguridad

Cámaras de seguridad. Son estáticas, giratorias; cuelgan del techo, se ponen en un estante; oculta, visibles; interiores, exteriores. Ya sea en su hogar o en su lugar de trabajo, las cámaras de seguridad son parte del mundo en el que vivimos. No importa dónde o cómo se usen, ven y capturan cosas que preferimos no ver, pero por las que estamos agradecidos.

Dentro de estas cámaras de seguridad, está la tarjeta de memoria, que es la pieza vital de tecnología que nos permite ver lo que la cámara vio y grabó. Después de todo, estamos capturando videos que podrían resultar necesarios y útiles en algún momento. Por lo tanto, es importante asegurarse de que las imágenes estén nítidas y claras.

Una cámara de seguridad con una tarjeta microSD suelta en la ranura para tarjetas

Entonces, ¿cómo podemos asegurarnos de que estamos comprando una tarjeta de memoria que se adapta a nuestras necesidades y nos proporciona imágenes de calidad? Debemos hacer la tarea de revisar algunas características críticas como la capacidad, la velocidad y la durabilidad de las tarjetas que nos interesan. Después de eso, elegimos una marca en la que confiemos.

Capacidad

Como dicen, lea el manual de usuario. Probablemente tenga algunas tips de información sobre las recomendaciones del fabricante para su modelo en particular.

Después, piense ¿cómo se utilizará la cámara? ¿Grabará continuamente o solo después de detectar algún movimiento? La grabación continua, requiere una tarjeta de alta capacidad/alta resistencia; en movimiento, no se necesita tanto.

Luego, considere la resolución de la cámara. Los videos en alta resolución (1080p o 4k) requieren más espacio de almacenamiento.

Cabe decir; sin embargo, como sea que esté utilizando la tarjeta, que las opciones prácticas van desde 32GB a 512GB.

La parte trasera de una cámara de seguridad blanca con una tarjeta microSD siendo insertada con los dedos

Velocidad

Si bien la tasa de velocidad de una tarjeta de memoria se basa en su velocidad de lectura/escritura, con las cámaras de seguridad, realmente solo importa la velocidad de escritura, que es la tasa a la que la tarjeta escribe (graba) datos en su memoria. Una velocidad demasiado lenta podría hacer que el video se salte o se vuelva lento, lo cual anula la razón por la que tiene la cámara.

La mayoría de las cámaras de seguridad están diseñadas para tarjetas de tamaño microSD. Por esa razón, limitaremos la conversación únicamente sobre la velocidad de estas. Las últimas tarjetas microSD ofrecen un mayor almacenamiento que permite grabaciones de video más largas (perfecto para cámaras de seguridad de uso continuo). Al grabar en Full HD o 4K UHD, no querrá preocuparse por las velocidades lentas y fotogramas perdidos. Busque tarjetas con velocidades de escritura mínimas de 70 Mb/seg y que admitan clase de velocidad de video UHS-I (V30).

Durabilidad

Es lógico que las cámaras que están grabando continuamente necesitan una tarjeta de memoria que pueda soportar el uso 24/7. Del mismo modo, las cámaras ubicadas al aire libre necesitan tarjetas de memoria que puedan soportar temperaturas extremas, ambientes húmedos y fuertes vientos.

Productos relacionados

Artículos relacionados