Un rack de servidores con un brillo azul.

La participación crítica de los centros de datos durante el COVID-19

La pandemia de COVID-19 ha cambiado drásticamente el mundo, incluidas las operaciones comerciales globales y los protocolos. Las organizaciones de todo el mundo están haciendo arreglos para ayudar en la lucha contra el coronavirus y algunas se están encontrando con mayores responsabilidades. En particular, los centros de datos se enfrentan a roles cruciales para mantener el mundo en funcionamiento, ya que todo lo demás se ve obligado a parar.

Con más de 107 millones de casos en todo el mundo, el coronavirus no solo ha alterado la vida cotidiana, sino que también está cambiando la cara de los negocios. Con un aumento sin precedentes en el uso y la necesidad de Internet, junto con requisitos aún mayores para almacenar y administrar datos, los centros de datos se están responsabilizando de estos cambios en todo el mundo a una escala sin precedentes. Sin lugar a dudas, el papel de los centros de datos se ha expandido de manera crucial.

Un globo CGI superpuesto a un paisaje urbano

Incremento global en el Internet

Con menos gente en la calle, Internet ha experimentado un aumento en el tráfico global. Muchas organizaciones han fomentado el trabajo desde casa y están limitando la cantidad de personal y empleados en las instalaciones para frenar la propagación del virus. Se anima incluso a los trabajadores esenciales a permanecer en interiores siempre que sea posible. Como resultado, millones de personas se quedan en casa navegando por las redes sociales, utilizando servicios de videoconferencia en línea para mantenerse conectados y accediendo a más servicios de transmisión en comparación con antes. El aumento del tráfico de Internet ha otorgado más importancia al papel de los centros de datos para satisfacer y gestionar estas crecientes demandas.

La investigación realizada por Cloudfare reveló que el uso de Internet aumentó en más del 25 por ciento en la mayoría de las principales ciudades del mundo como resultado de las medidas de cuarentena. En respuesta, los centros de datos pudieron mejorar su capacidad para manejar la sobrecarga adicional en sus redes. Los centros de datos han podido mantenerse ágiles como resultado del aumento repentino y la dependencia de Internet a medida que el mundo se ajusta al distanciamiento social.

Sin datos y centros de datos, las empresas, las escuelas y los hospitales no funcionarían y las comunidades no podrían rastrear, tratar y prevenir la propagación de COVID-19. A medida que las personas continúan recurriendo a Internet para casi todo (información, compras, entretenimiento), los centros de datos deben garantizar que las conexiones sean rápidas y estables.

Apoyo a la nueva infraestructura y software empresarial

No solo está creciendo el tráfico de Internet, sino que también está aumentando el uso de software colaborativo para las empresas. A medida que más empresas se adaptan a trabajar de forma remota, ha habido un aumento en el almacenamiento en la nube y los servicios de teleconferencia. Los centros de datos están teniendo en cuenta este aumento y algunos incluso están ayudando a las empresas con sus demandas de datos.

Las aplicaciones y el software colaborativos como Microsoft Teams y Zoom vieron un gran aumento en las descargas; hasta un 90% del promedio de descarga semanal anterior al COVID-19. En respuesta a las demandas comerciales y las necesidades de la empresa, empresas como Microsoft, Google y Zoom están ofreciendo algunos de sus servicios de forma gratuita para que las empresas los incorporen.

El software y las plataformas colaborativas han impulsado el crecimiento de la nube durante años y estos servicios se están volviendo más cruciales que nunca. La computación y el almacenamiento en la nube hacen posible la conectividad de datos, ya que las organizaciones ejecutan aplicaciones para uso diario utilizando muchas plataformas diferentes. Esto es posible trabajando dentro de los centros en la nube.

La pandemia ha puesto un gran énfasis en la conectividad y los planes de contingencia empresarial para el trabajo remoto ya no son discutibles sino más bien una necesidad. A medida que las empresas continúen evolucionando, los centros de datos continuarán expandiéndose y ajustándose para satisfacer el aumento de la demanda de conectividad. Las tendencias futuras indican una mayor dependencia de las capacidades de la nube a medida que las empresas cambian sus modelos para incorporar funciones más flexibles para trabajo remoto.

Habilitando servicios de emergencia

La industria de la salud lidera la lucha contra la pandemia y es responsable de los servicios de emergencia eficientes que requieren una comunicación rápida y confiable. El aumento de dispositivos conectados dentro del campo médico también está aumentando la carga de trabajo de los profesionales de TI en el cuidado de la salud.

Debido a la gran cantidad de datos que los proveedores de atención médica administran en la actualidad, los datos se están moviendo a la nube o las redes edge que los centros de datos deben acomodar. Algunos centros de datos y sus empresas matrices están trabajando para fortalecer el almacenamiento y la accesibilidad de estos datos.

Algunas empresas de todo el mundo han ofrecido al personal médico pruebas gratuitas de servicios web avanzados como las telecomunicaciones basadas en la nube. Con este software de videoconferencia que utiliza inteligencia artificial para proporcionar servicios de traducción en tiempo real, los médicos de todo el mundo han podido compartir información sobre el virus, incluidos síntomas y tratamientos.

Sin centros de datos, los servicios de emergencia como el sector de la salud no podrían facilitar funciones vitales como estas para ayudar en la respuesta mundial a la pandemia.

Una mujer apuntando a la pantalla del portátil de donde emana el fuego y un gráfico de candado en el centro para simbolizar el trabajo de seguridad de datos

Seguridad de la información en el trabajo remoto

Los centros de datos no solo son responsables de mantener el aumento global de Internet, sino que también son responsables de gestionar los posibles riesgos y amenazas a la ciberseguridad. Junto con un aumento en el tráfico de Internet viene un aumento de los riesgos y amenazas, por lo que los centros de datos deben centrarse en la seguridad cibernética a medida que aumenta el uso de Internet.

La seguridad del software debe ser un foco de atención para las empresas en este momento, ya que están adoptando nuevas funciones de trabajo remoto. La piratería, el malware y el software espía son todas amenazas y vulnerabilidades de la seguridad del centro de datos y pueden poner en peligro las operaciones de empresas e industrias vitales como la atención médica. Una herramienta de gestión de eventos e información de seguridad ofrece una vista en tiempo real de la seguridad de un centro de datos. Antes de implementar aplicaciones, los centros de datos pueden escanearlas en busca de vulnerabilidades y luego proporcionar métricas y soluciones para remediar esos riesgos y amenazas.

Con el auge de la computación en la nube, tanto la visibilidad como la gestión de datos es una medida de protección obligatoria, ya que podría haber malware oculto en el flujo de tráfico que puede pasar desapercibido sin ciberseguridad.

Tendencias futuras para los centros de datos

La gestión de datos es posible hoy en día gracias al crecimiento de la computación en la nube y al papel fundamental del centro de datos en la infraestructura de datos del mundo. A medida que las organizaciones ejecutan aplicaciones para uso diario y amplían sus infraestructuras a capacidades de trabajo remoto, la computación en la nube se vuelve más esencial y la comunidad global en línea debe confiar en el rendimiento de las soluciones clave para memoria y almacenamiento. Esto permitirá que el mundo se mantenga al día y administre de manera eficiente la creciente tendencia de los datos mientras mantiene la conectividad.
<p style="text-align: right;">#KingstonIsWithYou</p>

promo solutions server memory

Productos relacionados

Para obtener información sobre cómo el COVID-19 ha afectado nuestras operaciones comerciales, haga clic aquí.