Ley de Esclavitud Moderna del Reino Unido, Ley de Esclavitud Moderna de Australia y Ley de Transparencia de las Cadenas de Suministro de California (SB657)

Ejercicio fiscal cerrado el 31 de diciembre de 2020

Kingston Technology Corporation y sus centros de todo el mundo (aquí denominados colectivamente "Kingston") es una empresa estadounidense que desarrolla productos de memoria y periféricos para juegos. Kingston cuenta con centros de fabricación globales y está presente en los mercados de todo el mundo. En consecuencia, no solamente estamos obligados, sino también comprometidos, a apoyar los derechos humanos en todo el mundo. No toleramos ninguna forma de esclavitud moderna, lo cual incluye el trabajo en régimen forzoso, de servidumbre (incluyendo servidumbre por deudas) u obligado, así como el trabajo involuntario de presidiarios, la esclavitud y el tráfico de personas, por parte de cualquier proveedor de Kingston o para cualquier otro propósito.

Esta declaración se presenta de conformidad con los requisitos de la Ley de Esclavitud Moderna del Reino Unido, la Ley de Esclavitud Moderna de Australia y la Ley de Transparencia de las Cadenas de Suministro de California (SB657), y constituye la declaración en materia de esclavitud moderna de Kingston correspondiente al ejercicio fiscal cerrado el 31 de diciembre de 2020.

El compromiso de Kingston de prohibir la esclavitud moderna es parte de una iniciativa más amplia de ajustar las normas de Kingston a nuestros valores básicos: fomentar la honestidad comercial y conducta técnica, y la transparencia y responsabilidad de las cadenas de suministro. Mantenemos un compromiso de responsabilidad social y ambiental, y de realizar una aportación sólida y positiva a las sociedades y personas a las que la empresa y sus empleados prestan servicios. Nuestro objetivo es suministrar productos a través de cadenas comerciales y de suministro que respeten los derechos humanos y la dignidad del trabajo, adhiriéndonos a las leyes que prohíben la esclavitud moderna en las actividades directas o en las cadenas de suministro de Kingston.

Estructura, negocios y cadena de suministros

Kingston es un fabricante líder de DRAM y módulos de memoria, productos de memoria Flash (como discos SSD, USB, tarjetas y lectores SD) y periféricos para juegos, como productos y accesorios HyperX. Kingston genera sus ingresos fundamentalmente de las ventas de productos, servicios a OEM y contratos de fabricación. Nuestros esfuerzos por luchar contra la esclavitud moderna nos obligan a confiar en nuestras excelentes relaciones con proveedores globales que fabrican productos o prestan servicios en nuestro nombre.

Kingston colabora con numerosos proveedores de todo el mundo que respaldan nuestros negocios y operaciones, incluyendo fabricación de hardware y nuestra plantilla extendida. En consecuencia, Kingston adopta medidas para asegurarse de colaborar con sus proveedores para facilitarles el establecimiento de políticas y prácticas que reduzcan al mínimo el riesgo de que exista esclavitud moderna en sus cadenas de suministro.

Gestión interna, responsabilidad y programas

El programa de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de Kingston involucra a empleados de Kingston de todo el mundo dedicados a garantizar las prácticas éticas, que incluyen los derechos laborales y humanos, la salud y seguridad de los empleados y prácticas laborales, la consideración del impacto ambiental y el apoyo a nuestras comunidades globales. Para cumplir nuestros compromisos para con las prácticas éticas se celebran reuniones anuales en las que participan los centros de Kingston de todo el mundo, con el objeto de definir expectativas, actualizar las iniciativas de RSC de todos ellos y debatir los programas a corto y largo plazo. Mediante estas reuniones globales anuales, Kingston continúa involucrando a altos directivos, ejecutivos corporativos y empleados para reforzar las iniciativas de Kingston contra la esclavitud moderna e implantar mejoras en el programa de RSC general.

Políticas en materia de conducta ética y prevención de la esclavitud moderna

Kingston ha adoptado un Código de conducta que estipula lo que esperamos de nuestros empleados y proveedores por igual. El Código de conducta de Kingston incorpora políticas dirigidas a proteger la salud, seguridad y trato de los trabajadores, y que prohíben toda forma de esclavitud moderna. Se espera que los empleados, contratistas y proveedores de Kingston cumplan nuestro Código de conducta, aplicando nuestras normas y procedimientos de responsabilidad internos a aquellas partes que incumplan la normativa de Kingston en materia de esclavitud moderna. Todo empleado sospechoso de vulnerar el Código de conducta de Kingston o sus políticas asociadas se expone a un procedimiento disciplinario que podría incluir el despido. Kingston mantiene mecanismos de responsabilidad y denuncias a nivel corporativa (por ejemplo, la línea telefónica de Kingston), a disposición tanto de los empleados como de partes externas. Kingston investigará las denuncias de tráfico humano y esclavitud en sus empresas o cadenas de suministros, y adoptará las medidas adecuados para subsanar las incidencias identificadas. Durante el último ejercicio no hemos recibido ninguna denuncia de este tipo.

Consulte información adicional en el Código de conducta de Kingston.

Evaluación de riesgos y debida diligencia

Kingston evalúa periódicamente los riesgos de esclavitud moderna en sus cadenas de suministro. En 2019 ampliamos nuestras evaluaciones de riesgos de nuestros proveedores creando un sistema de clasificación de los mismos que identifica diferentes aspectos de sus actividades, incluyendo componentes específicos de la esclavitud moderna. También hemos actualizado nuestro programa de evaluación de riesgos de RSC, definiendo los métodos de identificar riesgos de esclavitud moderna y reexaminando nuestro sistema de clasificación de evaluaciones de riesgo. El programa de evaluación de riesgos de RSC actualizado incluye reseñas y análisis para identificar las áreas de alto riesgo de las actividades de Kingston, sobre la base de informes externos y normas, así como de leyes nacionales y locales por país o región. Los elementos considerados al realizar una evaluación de riesgos incluyen, entre otros, las industrias a las que Kingston presta servicios, tipos de trabajos, ubicación geográfica y credibilidad de los proveedores.

La combinación del sistema de clasificación de proveedores y el programa de gestión de riesgos de RSC nos permite identificar a proveedores de alto riesgo en nuestra cadena de suministros e identificar diversas medidas para reducirlos y conseguir un procedimiento adecuado de debida diligencia.

Una de las maneras en que Kingston ha ejercitado sus procedimientos de debida diligencia ha sido mediante la continuidad de nuestra participación en la Responsible Business Alliance (RBA). Como miembro de la RBA, Kingston ha asumido el compromiso de ajustar progresivamente sus actividades con las cláusulas del Código de Conducta de la RBA, con el objeto de promover que sus proveedores y subcontratistas hagan lo propio. Ser miembros de la RBA requiere, entre otras cosas, que sus integrantes adopten una posición firme contra la esclavitud moderna.

Además, nuestra participación no solo nos obliga a admitir las auditorías de otros participantes de la RBA, sino que también nos permite exigir auditorías de la RBA a nuestros proveedores. Las auditorías de la RBA se realizan para evaluar las políticas y prácticas de los proveedores en materia de riegos y controles de la esclavitud moderna, y su gestión y supervisión de sus propios proveedores. Las auditorías de la RBA son realizadas por entidades externas homologadas por la RBA.

Se toman medidas ante conclusiones que indiquen potenciales riesgos de esclavitud moderna. Se espera que los proveedores efectúen análisis de causa raíz y elaboren un plan para subsanar los problemas detectados durante una auditoría dentro de los planes especificados por la RBA, incluyendo conclusiones asociadas con la esclavitud moderna. Las auditorías de cierre confirmarán que las conclusiones hayan sido resueltas. Si un proveedor no subsana un problema, Kingston podrá reducir o suspender sus negocios con él.

Kingston también ha incrementado la cantidad de auditorías de proveedores que realiza anualmente para contribuir a la mejora de la concienciación de las cadenas de suministro y las iniciativas de reducción de riesgos de esclavitud moderna. En las auditorías de proveedores realizadas por Kingston se utilizan las directrices de auditoría de la RBA, y siguen la estructura de medidas correctivas y de seguimiento de la asociación. Las auditorías de seguimiento contribuyen a reforzar la responsabilidad de los proveedores y a garantizar la mejora continua de sus operaciones para ayudar a luchar contra la esclavitud moderna. Kingston evalúa y programa auditorías periódicas cada año.

Debido a la pandemia de la COVID-19, Kingston no pudo realizar las auditorías presenciales de proveedores que tenía planificadas debido a las restricciones de viaje. Cuando vuelva a ser seguro tenemos previsto reanudar estas auditorías.

Además de las auditorías presenciales, Kingston pide a sus proveedores que cumplimenten cuestionarios de autoevaluación (SAQ, por sus siglas en inglés) acerca de sus condiciones de trabajo y el programa de RSC. Los SAQ nos permiten identificar las alertas en materia laboral susceptibles de influir en nuestra decisión de continuar o cesar las relaciones que mantenemos con un proveedor.

Kingston cree firmemente que su responsabilidad para con la debida diligencia incluye la transparencia. Nuestro compromiso para con la responsabilidad social corporativa, incluyendo nuestras iniciativas contra la esclavitud moderna, puede consultarse en nuestro Informe anual de la Iniciativa de Información Global (GRI). El Informe GRI presenta información detallada acerca de Kingston como organización, mediante sus actividades financieras y operativas. Se publica en nuestro sitio web y es accesible al público. La información de transparencia a través de la plataforma GRI confirma la responsabilidad de Kingston y demuestra su compromiso con la lucha contra la esclavitud moderna.

Formación

En 2020, el Equipo de RSC ha emprendido iniciativas globales para reforzar la concienciación de los empleados de Kingston en todo el mundo sobre el programa de RSC y sobre los nuevos objetivos y metas que pretendemos alcanzar como compañía internacional. La formación en el Código de conducta de Kingston refuerza las expectativas de que nuestros empleados, grupos de trabajo extendidos y proveedores cumplan las leyes vigentes y denuncien sospechas de actividades ilícitas o reñidas con la ética.

Los altos directivos, ejecutivos corporativos y empleados con responsabilidades directas por la gestión de la cadena de suministro reciben continuamente formación sobre los elementos de la SB 657, la Ley de Esclavitud Moderna del Reino Unido y la Ley de Esclavitud Moderna de Australia, para ayudarles a identificar los indicios de esclavitud moderan dentro de las cadenas de suministro. En estos tiempos, con los problemas que ha supuesto la pandemia, el equipo de RSC ha creado cursos de formación en línea para hacerlos más accesibles a sus destinatarios.

Evaluación e informes sobre efectividad

Como ya hemos mencionado, Kingston programa auditorías de RBA y realiza sus propias auditorías de proveedores y sus instalaciones. Estas auditorías incluyen recorridos a fondo por las instalaciones, reuniones con los directivos, entrevistas a los trabajadores, reseñas de documentación y evaluaciones de áreas relacionadas, como dormitorios, cafeterías, instalaciones de tratamiento de aguas residuales y almacenes. El protocolo de auditoría ha sido diseñado para evaluar el desempeño de los proveedores de alto riesgo en las áreas cubiertas por nuestro Código de conducta, incluyendo el riesgo de esclavitud moderna.

Como ya hemos mencionado, las conclusiones de las auditorías de RBA y de Kingston son objeto de seguimiento para garantizar la eficacia de las medidas correctivas.

Kingston reconoce las limitaciones de las auditorías. En consecuencia, en 2018 el equipo de RSC realizó una evaluación de materialidad de los empleados de Kingston en todo el mundo para comprometerles y para concienciarles mejor de dónde reside su conocimiento y reconocimiento de la esclavitud moderna. Esta evaluación de materialidad es la que nos ha ayudado a realizar nuestro Informe GRI. Existen planes para ampliar estas evaluaciones para reflejar una mayor franja de involucrados internos y externos, y recoger datos para evaluar cómo podemos continuar luchando contra la esclavitud moderna y minimizarla dentro de la cadena de suministro de Kingston.

Además, Kingston envía su Código de conducta y cartas de acuse de recibo a los proveedores directos con el fin de certificar que los materiales incorporados en el producto cumplan con las leyes relativas a esclavitud y trata de seres humanos del país o países en los que estén realizando actividades comerciales. Kingston considera la conducta de cada proveedor en relación con este Código al adjudicar y/o renovar contratos con los mismos.

Denuncias o cuestiones relativas a la esclavitud moderna

Kingston incorpora una política de protección de denunciantes y ofrece múltiples opciones de comunicación a empleados, trabajadores extendidos y proveedores que incluye el acceso a herramientas de denuncia en diversos idiomas para que puedan comunicarlas de manera anónima. Promovemos estas opciones de denuncia en nuestras políticas internas, comunicaciones y cursos de formación. Además, nuestro Código de conducta prohíbe las represalias por plantear denuncias. En 2020 agregamos líneas telefónicas adicionales para cubrir más regiones, incluyendo EMEA y otros países de APAC.

Si a través de la línea telefónica u otros canales de comunicación nos llega alguna denuncia de esclavitud moderna, el equipo de RSC de Kingston se coordina con los involucrados para investigar y abordar el problema. Como ya hemos señalado, las medidas adoptadas podrían llegar a la reducción o suspensión de actividades con el proveedor, o incluso a la rescisión de contratos.

Compromisos de Kingston para mitigar la esclavitud moderna

Además de las medidas ya descritas, como parte de nuestro compromiso para contribuir a acabar con la esclavitud moderna hemos establecido un programa de Minerales conflictivos. Kingston es miembro de la Responsible Minerals Initiative (Iniciativa de Minerales Responsables, RMI), que incorpora una serie de programas para abordar la esclavitud moderna y el trabajo infantil. El ser miembro de la RMI permite a Kingston gestionar y mantener una cadena de suministros que no extrae minerales preciosos (actualmente, estaño, tungsteno, tántalo, oro y cobalto) de minas que financian la esclavitud moderna y el trabajo infantil.

Kingston asume el compromiso de fabricar productos seguros que cumplen con todas las normas y reglamentos de protección del medio ambiente. En consecuencia, la obtención de certificaciones reglamentarias y ambientales requieren inspecciones de fábricas, lo cual permite a Kingston identificar riesgos de esclavitud moderna vinculados a proveedores específicos.

Vice President of Administration
Lawrence Gonzales signature
Lawrence Gonzales
Fecha: 03/11/2020

El retraso en la publicación de la declaración de Kingston sobre la esclavitud moderna se debió a la pandemia de la COVID-19 y a sus efectos en las operaciones comerciales de Kingston.

Para consultar información acerca de cómo el virus COVID-19 ha afectado a nuestras operaciones comerciales, haga clic aquí.