Ley de esclavitud moderna del Reino Unido, Ley de esclavitud moderna de Australia y Ley de transparencia en las cadenas de suministro de California (SB657)

Año financiero finalizando el 31 de diciembre de 2020

Kingston Technology Corporation y sus sitios en todo el mundo (en adelante mencionadas colectivamente como "Kingston"), es una empresa estadounidense que desarrolla productos de memoria y periféricos para gaming. Kingston tiene plantas de fabricación globales y presencia en el mercado mundial. Como tal, no solo estamos obligados, sino comprometidos a apoyar los derechos humanos en todo el mundo. No toleramos ninguna forma de esclavitud moderna que incluya trabajo forzado, en condiciones de servidumbre (incluida la servidumbre por deudas) o por cumplimiento forzoso de contrato, trabajo involuntario en prisión, esclavitud o trata de personas por parte de cualquier proveedor de Kingston o para cualquier otro propósito.

Esta declaración se realiza de conformidad con los requisitos de la Ley de esclavitud moderna del Reino Unido, la Ley de esclavitud moderna de Australia y la Ley de transparencia en las cadenas de suministro de California (SB657) y constituye la declaración de Kingston sobre esclavitud moderna para el año financiero que finaliza el 31 de diciembre de 2020.

El compromiso de Kingston de prohibir la esclavitud moderna es parte de un esfuerzo mayor por alinear los estándares de Kingston con nuestros valores fundamentales: fomentar la integridad empresarial y la conducta ética, y la transparencia y responsabilidad en la cadena de suministro. Estamos comprometidos con la responsabilidad social y ambiental y con hacer una contribución fuerte y positiva a las sociedades y personas a las que sirven la empresa y sus empleados. Nos dedicamos a entregar productos a través de una cadena comercial y de suministro que respeta los derechos humanos y la dignidad del trabajo, cumpliendo las leyes que prohíben la esclavitud moderna en las operaciones directas o la cadena de suministro de Kingston.

Estructura, negocio y cadena de suministro

Kingston es un fabricante líder en DRAM y módulos de memoria, productos de memoria flash como SSDs, USBs, lectores y tarjetas SD, y productos periféricos para gaming como productos y accesorios para gaming HyperX. Kingston genera ingresos principalmente por la venta de productos, servicios OEM (fabricante de equipos originales) y fabricación por contrato. Nuestros esfuerzos para combatir la esclavitud moderna requieren que dependamos de nuestras excelentes relaciones con nuestros proveedores globales que fabrican o brindan servicios en nuestro nombre.

Kingston trabaja con muchos proveedores en todo el mundo que respaldan nuestro negocio y nuestras operaciones, incluida la fabricación de hardware y nuestra fuerza laboral extendida. Como tal, Kingston toma medidas para garantizar que nos asociemos con nuestros proveedores para facilitarles la creación de políticas y prácticas para minimizar el riesgo de que surja la esclavitud moderna en sus cadenas de suministro.

Gestión interna, rendición de cuentas y programas

El programa de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de Kingston es integrado por un equipo de empleados de Kingston de todo el mundo que se dedican a garantizar la práctica ética, incluidos los derechos laborales y humanos, la salud y seguridad de los empleados y las prácticas laborales, la consideración del impacto ambiental y el apoyo a nuestras comunidades globales. Para cumplir con nuestros compromisos con la práctica ética, se llevan a cabo reuniones anuales que incluyen todos los sitios globales de Kingston para establecer expectativas, actualizar todos los sitios sobre los esfuerzos de RSC y discutir planes a corto y largo plazo. A través de estas reuniones globales anuales, Kingston continúa involucrando a la alta gerencia, ejecutivos corporativos y empleados para asegurar los esfuerzos de Kingston contra la esclavitud moderna y explorar mejoras en el programa general de RSC.

Políticas que abordan la conducta ética y la prevención de la esclavitud moderna

Kingston tiene un Código de conducta que describe las expectativas respecto de los empleados de Kingston y de nuestros proveedores. El Código de Conducta de Kingston establece políticas destinadas a proteger la salud, la seguridad y el trato de los trabajadores, prohibiendo cualquier forma de esclavitud moderna. Se espera que los empleados, contratistas y proveedores de Kingston cumplan con nuestro Código de Conducta para mantener los estándares internos de responsabilidad y las medidas que se tomarán para cualquier parte que no cumpla con los estándares de la compañía de Kingston con respecto a la esclavitud moderna. Cualquier empleado que se sospeche que infringe el Código de Conducta de Kingston o las políticas asociadas estará sujeto a medidas disciplinarias y puede resultar en el despido. Kingston mantiene mecanismos de reclamo y responsabilidad en toda la empresa (por ejemplo, la línea directa de Kingston), que están disponibles tanto para los empleados como para las partes externas. Kingston investigará cualquier informe de trata de personas y esclavitud en su negocio o cadena de suministro, y tomará las medidas adecuadas para remediar cualquier problema que identifique como resultado. No se han recibido ningún informe de este tipo durante el último ejercicio financiero.

Para obtener información adicional, consulte el Código de conducta de Kingston

Evaluación de riesgos y Debida diligencia

Kingston analiza regularmente el riesgo de esclavitud moderna en nuestras cadenas de suministro. En 2019, ampliamos nuestras evaluaciones de riesgo a proveedores mediante la creación de un sistema de calificación de proveedores que identifica diferentes aspectos de la evaluación de proveedores, incluyendo los componentes específicos de la esclavitud moderna. También hemos actualizado nuestro programa de evaluación de riesgos de RSC, exponiendo las formas de identificar amenazas de esclavitud moderna y reexaminado nuestro sistema de puntuación de evaluación de riesgos. El programa actualizado de evaluación de riesgos de RSC incluye revisión y análisis para identificar áreas de mayor riesgo del negocio de Kingston en base a informes y estándares externos, así como leyes federales y locales por país o región. Los elementos que se consideran al realizar una evaluación de riesgos incluyen, entre otros, las industrias a las que Kingston presta servicios, el tipo de trabajo, la geografía y la credibilidad del proveedor.

La combinación del sistema de calificación de proveedores y el programa de evaluación de riesgos de RSC nos permite identificar proveedores de mayor riesgo en nuestra cadena de suministro y tomar una variedad de medidas para reducir ese riesgo y lograr la debida diligencia.

Una de las formas en que Kingston ha ejercido su debida diligencia ha sido a través de nuestra membresía continua con la Responsible Business Alliance (RBA). Como miembro de RBA, estamos comprometidos a alinear progresivamente nuestras propias políticas y operaciones con las disposiciones del Código de Conducta de la RBA y a apoyar y alentar a nuestros proveedores y subcontratistas a hacer lo mismo. La membresía de la RBA requiere, entre otras cosas, que los miembros adopten una postura firme contra la esclavitud moderna.

Además, la membresía incluye no solo la viabilidad de Kingston de ser auditado por otros participantes de la RBA, sino también la capacidad de solicitar auditorías de la RBA a nuestros proveedores. Las auditorías de la RBA se realizan para evaluar las políticas y prácticas de los proveedores con respecto a los riesgos y controles de la esclavitud moderna, y la gestión y supervisión de sus propios proveedores. Las auditorías de la RBA son realizadas por entidades de terceros certificadas por la RBA.

Se examinan los resultados de las auditorías que indican los posibles riesgos de la esclavitud moderna. Se espera que los proveedores realicen un análisis de la causa raíz y desarrollen un plan para abordar cualquier problema encontrado durante una auditoría dentro de los plazos especificados por la RBA, incluidos los hallazgos asociados con la esclavitud moderna. Las auditorías de cierre confirman que se han resuelto los hallazgos; y si un proveedor no soluciona un problema, Kingston puede reducir o suspender los negocios con el proveedor.

Kingston también ha aumentado el número de auditorías a proveedores que realizamos anualmente, para ayudar con la concientización de nuestra cadena de suministro y los esfuerzos para reducir los riesgos de la esclavitud moderna. Las auditorías de proveedores son realizadas por Kingston utilizando las pautas de auditoría de la RBA y siguen la estructura de la RBA para acciones correctivas y seguimiento. Las auditorías de seguimiento ayudan a mantener a los proveedores responsables y garantizan una mejora continua en sus operaciones para ayudar a combatir la esclavitud moderna. Kingston evalúa y programa auditorías a proveedores con regularidad anualmente.

Debido a la pandemia de COVID-19, Kingston no pudo realizar auditorías a proveedores en persona como estaba planeado debido a las prohibiciones en los viajes. Cuando sea seguro hacerlo, planeamos reanudar las auditorías a proveedores en persona.

Además de las auditorías personales a proveedores, Kingston solicita a nuestros proveedores que completen cuestionarios de autoevaluación (SAQ) sobre sus condiciones de trabajo y su programa de RSC. Los SAQ nos permiten identificar señales de alerta relacionadas con el trabajo, que pueden afectar nuestra decisión de continuar o modificar una relación actual con un proveedor.

Kingston cree firmemente que nuestra responsabilidad con la debida diligencia incluye la transparencia. Nuestro compromiso con la responsabilidad social corporativa, incluidos nuestros esfuerzos contra la esclavitud moderna, se puede encontrar en nuestro Informe anual Iniciativa de informe global “Global Reporting Initiative” (GRI). El Informe GRI proporciona información detallada sobre Kingston como organización a través de sus actividades financieras y operativas y se publica en nuestro sitio web y es accesible al público. Los informes transparentes a través de la plataforma GRI responsabilizan a Kingston y demuestran el compromiso de Kingston para prevenir la esclavitud moderna.

Formación

En el 2020, el equipo de RSC ha realizado esfuerzos globales para volver a capacitar a todos los empleados de Kingston en todo el mundo en el programa de RSC de Kingston y los nuevos objetivos y metas que esperamos lograr como empresa internacional. La capacitación sobre el Código de conducta de Kingston refuerza la expectativa de que nuestros empleados, la fuerza laboral extendida y los proveedores sigan las leyes aplicables y denuncien inquietudes sobre actividades ilegales o poco éticas.

La alta dirección, los ejecutivos corporativos y los empleados que tienen la responsabilidad directa de la gestión de la cadena de suministro, reciben formación periódica sobre los elementos de la SB 657, la Ley de esclavitud moderna del Reino Unido y la Ley de esclavitud moderna de Australia para ayudarles a identificar las señales de advertencia de la esclavitud moderna dentro de la cadena de suministro. Actualmente con los desafíos de la pandemia, el equipo de RSC ha diseñado la capacitación en línea para hacerla más accesible a las partes relevantes.

Evaluar e informar sobre la efectividad

Como se mencionó anteriormente, Kingston programa auditorías de RBA, además de realizar nuestras propias auditorías a proveedores y sus instalaciones. Estas auditorías incluyen recorridos en profundidad a las instalaciones, reuniones con la administración, entrevistas con los trabajadores en el lugar, revisiones de documentos y evaluaciones de áreas relacionadas, como dormitorios, cafeterías, instalaciones de tratamiento de aguas residuales y almacenes. El protocolo de auditoría está diseñado para evaluar el desempeño de los proveedores de mayor riesgo en áreas contempladas por nuestro Código de conducta, incluido el riesgo de esclavitud moderna.

Como se mencionó anteriormente, los hallazgos de las auditorías de la RBA y Kingston son seguidos con atención para asegurar la efectividad de las acciones correctivas.

Kingston reconoce las limitaciones de las auditorías. Como tal, en el 2018, el Equipo de RSC realizó una evaluación de relevancia de los empleados de Kingston en todo el mundo para involucrarlos y obtener una mejor comprensión de lo que entienden y reconocen como esclavitud moderna. Esta evaluación de reconocimiento es lo que nos ayudó a completar nuestro Informe GRI. Hay planes para ampliar estas evaluaciones y reflejar una gama más amplia de las partes interesadas internas y externas de Kingston y recopilar datos para evaluar cómo podemos continuar combatiendo la esclavitud moderna y minimizarla dentro de la cadena de suministro de Kingston.

Además, Kingston envía nuestro Código de Conducta y cartas de reconocimiento a los proveedores directos para certificar que los materiales incorporados en los productos de Kingston cumplen con las leyes relativas a la esclavitud moderna del país o países en los que operan. Kingston considera la conducta de cada proveedor en relación con este Código al adjudicar y / o renovar negocios con el proveedor.

Informar preocupaciones o plantear cuestionamientos relacionados con la esclavitud moderna

Kingston tiene una política de denuncia de irregularidades y ofrece múltiples opciones de denuncia a los empleados, fuerza laboral extendida y proveedores por igual, incluido el acceso a dichas herramientas de denuncia en varios idiomas que brindan a los trabajadores y proveedores la opción de denunciar inquietudes de forma anónima. Promovemos estas opciones para reportar a través de nuestras políticas internas, comunicaciones y capacitaciones. Nuestro Código de Conducta también prohíbe las represalias por plantear inquietudes. En el 2020, hemos agregado líneas directas adicionales para cubrir más regiones, incluidas EMEA y APAC con sus alrededores.

Si surge alguna inquietud sobre la esclavitud moderna a través de la línea directa u otros canales de denuncia, el equipo de RSC de Kingston coordina con las partes interesadas relevantes para investigar y abordar el problema. Como se señaló anteriormente, las acciones tomadas podrían potencialmente reducir o suspender el negocio con el proveedor, o terminar el negocio con el proveedor por completo.

Compromisos de Kingston para mitigar la esclavitud moderna

Además de las medidas descritas anteriormente, hemos establecido y conservado un Programa de Minerales en situación de conflicto como parte de nuestro compromiso para ayudar a poner fin a la esclavitud moderna. Kingston es miembro de la Iniciativa de Minerales Responsables “Responsible Minerals Initiative” (RMI), que tiene una variedad de programas que abordan la esclavitud moderna y el trabajo infantil. Ser miembro de la RMI garantiza que Kingston gestiona y mantiene una cadena de suministro que no extrae minerales preciosos (actualmente estaño, tungsteno, tantalio, oro y cobalto) de las minas que financian la esclavitud moderna y el trabajo infantil.

Kingston está comprometido con la fabricación productos seguros que cumplan con todas las normativas de cumplimiento de los productos, regulatorias y medioambientales. Como tal, la obtención de certificaciones regulatorias y ambientales requiere de inspecciones exhaustivas de fábrica que le permitan a Kingston identificar cualquier riesgo de esclavitud moderna relacionado con un proveedor en particular.

Vice President of Administration
Lawrence Gonzales signature
Lawrence Gonzales
Con fecha de: 11/3/2020

El retraso de la declaración de esclavitud moderna de Kingston fue el resultado de la pandemia de COVID-19 y sus efectos en las operaciones comerciales de Kingston.

Para obtener información sobre cómo el COVID-19 ha afectado nuestras operaciones comerciales, haga clic aquí.