Módulos de memoria Kingston sobre un fondo gris, con un reflejo debajo

Se está produciendo una revolución silenciosa en las memorias. ¿Qué está pasando?

#KingstonCognate presenta a Simon Besteman

Foto de Simon Besteman, ISP, proveedor y consultor de centros de datos

Simon Besteman es ciudadano francés y holandés, y experto en centros de datos y tecnología informática y de comunicaciones. Tiene más de 20 años de experiencia trabajando para proveedores de servicios de Internet y centros de datos, y como consultor de gestión de diversas organizaciones. Simon ha ocupado diversos cargos directivos en compañías multinacionales de servicios, ventas y marketing, gestión de operaciones y desarrollo estratégico.

En la actualidad, Simon es Director Ejecutivo de la Dutch Cloud Community, la coalición de proveedores de servicios de alojamiento de Países Bajos. Como destacado representante del sector, publica frecuentemente blogs, es ponente en congresos y conferencias, y participa en las mesas redondas del gobierno neerlandés sobre telecomunicaciones, centros de datos y regulación de Internet. Integra los consejos de administración de varios grupos industriales centrados en educación, empleo y gobernanza.

DRAM: la elección esencial

Módulo de memoria para servidor de 16 Gbits, ordenador de sobremesa y ordenador portátil sobre una ilustración de trazos y chips de una placa de circuitos

En el sector existen multitud de similitudes entre los desarrollos de memorias y de procesadores. Las obleas para producir los chips se tornan cada vez más pequeñas, posibilitando más chips en cada una. Más chips sobre la oblea permiten más capacidad, que podrá ser utilizada para aumentar el almacenamiento o para agilizar el funcionamiento. O ambos.

La nueva norma será DDR5. Duplicará la capacidad de DDR4. Nos encontramos en la transición desde una capacidad de chips de 8 a 16 Gbits. En un portátil con dos ranuras de SODIMM sin memoria intermedia estamos limitados a 32 GB: ahora, alcanzaremos los 64 GB.

Se trata de una evolución natural que se produce cada vez que experimentamos un salto tecnológico en la industria de las memorias. Serán buenas noticias. Se agilizarán los servidores posibilitando elevar su rendimiento. También permitirá portátiles más eficientes para uso en los entornos laborales híbridos posteriores a la COVID-19. Además, será una ventaja para las herramientas de colaboración, como Zoom y Teams, que monopolizan los recursos de los sistemas. Tener más memoria es esencial.

La transición a los 16 Gbits es un buen momento para tomar decisiones

La transición desde los 8 a los 16 Gbits es un buen momento para plantearse si debería migrar o actualizar el hardware.

El principal riesgo, según Adrien Viaud, Gerente senior de Tecnología de Kingston Technology, es la compatibilidad. “Su capacidad de actualizar en el futuro se verá comprometida si está utilizando Intel Skylake y sistemas más antiguos, por cuanto no son compatibles con la nueva generación de componentes de DRAM de 16 Gbits”, explica. “DRAM de 16 Gbits permite duplicar la capacidad por módulo de memoria. Sin embargo, sería necesaria una comprobación de la compatibilidad del sistema. En Kingston podemos ayudarle a determinar si su sistema es o no compatible”.

Como señala Ferdi van der Zwaag, Jefe del Equipo de Benelux y Director de Desarrollo de Negocio de EMEA, “nuestra tarea es guiar al cliente en el proceso para que compre el tipo de memoria adecuado. Y es bastante más complejo que limitarse a instalar la memoria más recientes. De cada cliente necesitamos determinar la combinación adecuada de la capacidad correcta compatible con sus requisitos de velocidad”.

Principales parámetros a considerar

En lo que respecta al uso, todo depende de las aplicaciones que se ejecutarán en el servidor. Básicamente, esto se basa en tres parámetros fundamentales: El rendimiento de la aplicación, la capacidad de rendimiento de la memoria y el consumo eléctrico.

Viaud utiliza esta analogía. “Una autopista tiene diferentes carriles, por lo cual primero observamos la arquitectura. Por ejemplo, las plataformas basadas en Intel Cascade Lake incorporan una arquitectura de 6 canales de memoria (6 carriles), en tanto que AMD Rome tiene 8 canales (8 carriles). Supongamos ahora que nuestros datos son vehículos. Para un rendimiento óptimo, lo mejor será un coche por carril. Si ponemos todos los vehículos en el mismo carril se producirá un atasco, lo cual será perjudicial para el rendimiento de memoria del sistema”. En consecuencia, es necesario equilibrar de manera óptima las contrapartidas: rendimiento o capacidad. También el tipo de procesador utilizado en el servidor determina la velocidad de la memoria. Un procesador de alto nivel nos proporcionará el mejor rendimiento. Si opta por un procesador menos potente, la memoria se ralentizará porque el procesador no podrá manejar la velocidad de la memoria.

Es posible que las generaciones más antiguas no sean compatibles. Cuando se está produciendo una transición como esta posiblemente habrá sistemas que dejarán de ser compatibles. Tendrá que hacerse de un surtido de piezas que pueda utilizar durante un período más prolongado. Es importante pensar en términos de futuro y de escalabilidad. ¿Y si quiere agregar memoria en el plazo de un año? Si ha cargado su servidor de módulos de baja capacidad, se verá frenado y tendrá que deshacerse de los módulos preinstalados y sustituirlos por otros nuevos.

A medida que profundicemos en materia de litografía empezaremos a ver ventajas en cuanto a consumo eléctrico. Dado que la capacidad de cada módulo es mucho mayor, la eficacia energética se incrementará en consecuencia. Llenar la mitad de las ranuras del servidor con módulos de mayor capacidad nos posibilitará un mejor rendimiento y resultará más eficiente que llenar todas las ranuras. Obviamente, otra ventaja es que será posible agregar más capacidad más tarde, ya que todavía tendrá ranuras disponibles. Existen opciones para configurarlo todo en la BIOS, los ajustes de alimentación, el rendimiento, etc.

Aunque existen diferentes tecnologías de memoria disponibles —UDIMM, RDIMM y LRDIMM—, no es posible combinarlas. El sistema no arrancará. Por consiguiente, es importante saber qué tecnología de memoria tiene instalada antes de proceder a actualizar.

El mejor socio de memoria para su solución

“No existe lo correcto o lo incorrecto: tenemos que ayudar a los clientes a adoptar las decisiones adecuadas para sus sistemas. He visto cometer errores”, acota Ferdi van der Zwaag. “Kingston es como el navegador por satélite que le ayudará a moverse en este entorno”.

Kingston recomienda empezar por las páginas de soluciones y, a continuación, acudir al servicio “Pregunte a un experto” para comunicarle al equipo qué desea hacer. Obtendrá asesoramiento en cuanto a la mejor tecnología para su aplicación, y qué configuración y capacidad seleccionar, y qué rendimiento, velocidad y consumo eléctrico podrá esperar de ese sistema.

Le invitamos a escuchar el podcast* con Simon Besteman, Adrien Viaud y Ferdi van der Zwaag.

Escuchar el podcast

#KingstonIsWithYou

vista superior de un portátil sobre un escritorio oscuro, con ilustraciones lineales de placa de circuitos

Pregunte a un experto

Para planificar la solución adecuada es necesario conocer los requisitos de su sistema y de sus proyectos. Permita que los expertos de Kingston le orienten.

Pregunte a un experto

Buscador de productos de Kingston

Si decide empezar a operar con los productos Kingston, elegir una memoria le resultará fácil.
Con más de 35 años de experiencia, Kingston dispone de los conocimientos y recursos que usted necesita para poder escoger su memoria con confianza.

Buscar por sistema/dispositivo

Para encontrar los productos Kingston que necesita, simplemente introduzca la marca y el número de modelo o número de referencia del sistema de ordenador o dispositivo digital correspondiente.

Buscar por número de referencia

Realice su búsqueda en función del número de referencia de Kingston, del número de referencia del distribuidor o del número de referencia equivalente del fabricante.

Artículos relacionados