hombre con su portátil en casa personalizando su nueva pantalla de inicio de Windows 11
Windows 11 - ¿Su organización necesita actualizar o renovar?

Con el anuncio de Windows 11, el más reciente sistema operativo (SO) de Windows, mucha de la atención se ha centrado en las novedades que incorpora, así como la consolidación de funciones y la mejora de la experiencia del usuario.

Con cualquier lanzamiento de un SO importante, debe prestarse atención a la compatibilidad, y la pregunta es si las organizaciones deberían “tirar y reemplazar”, o bien si pueden actualizar sus dispositivos existentes.

En este artículo ahondamos en las principales consideraciones y definimos los puntos a estudiar. Sin embargo, en primer lugar veremos los requisitos del sistema necesarios para actualizar. Como ocurre con cualquier situación de especificaciones mínimas, es conveniente superarlas para conseguir una experiencia de usuario satisfactoria.

CPU

hombre sentado ante un escritorio en casa actualizando el hardware de su portátil

Según la declaración de lanzamiento de Windows 11*, necesitará una CPU de 1 GHz o más rápida, con 2 o más núcleos, en un procesador de 64 bits compatible o un Sistema en un chip (SoC). En términos reales, esto implica que serán compatibles las siguientes CPU de equipos de sobremesa/portátiles (a junio de 2021):

  • Intel Core de 8ª generación (Coffee Lake, Whiskey Lake) y posteriores
  • AMD Zen+ (Ryzen 2000, Threadripper 2000, Ryzen 3000G APU) y posteriores.

Sin embargo, esta lista no es definitiva y es posible que haya CPU anteriores compatibles con Windows 11. Sin embargo, la antigüedad de otros componentes de su(s) sistema(s) podría ser un factor orientador y sujeto a cambios. En todo caso, lo mejor es consultar el sitio web de compatibilidad de Windows 11**.

Otro importante elemento a considerar son los requisitos de DRAM y si serán compatibles con su CPU, tanto ahora como en el futuro.

DRAM

En cuanto a la propia RAM/DRAM, los requisitos mínimos son de al menos 4 GB (gigabytes). Sin embargo, como ya he dicho, cualquier cifra por encima de los requisitos mínimos garantiza una mejor experiencia.

Otro factor fundamental son los cambios generalizados en las tecnologías de memoria. Si observamos la reciente transición desde DRAM de 8 a 16 Gbits y sus compatibilidades con las CPU más recientes de Intel (8ª generación y superior)***, quizá encontremos una respuesta definitiva al interrogante de si sus dispositivos son o no adecuados para una actualización a Windows 11. Si lo son, se trata de una excelente oportunidad para sacarles el máximo partido mediante una actualización de la memoria, y una manera económica de modernizarlos con Windows 11.

TPM 2.0

Trusted Platform Module (TPM, o Módulo de plataforma segura) era quizá un término desconocido antes del anuncio de Windows 11. No obstante, es requisito imprescindible para utilizar Windows 11.

El propio TPM es un criptoprocesador que protege al ordenador a nivel de hardware, impidiendo ataques mediante el empleo de una clave criptográfica integrada. Funciona coordinadamente con otros sistemas y aplicaciones de su PC. Por cuanto está basado en hardware, se los considera más seguro que utilizar solamente cifrado de software.

Esto implica que quienes no dispongan de TPM 2.0 no podrán actualizar a Windows 11, salvo que (en el caso de los ordenadores de sobremesa) compren e instalen un módulo TPM 2.0.

Para saber si su(s) dispositivo(s) tienen o no TPM 2.0, busque “Seguridad de Windows” en el menú Inicio y, a continuación, seleccione sucesivamente “Seguridad del dispositivo” y “Detalles del procesador de seguridad”. Asegúrese de comprobar que la “Versión de especificación” sea 2.0, ya que las versiones anteriores no serán compatibles.

SSD

En cuanto a los discos SSD, ha despertado gran atención DirectStorage. Pero se trata de una ventaja exclusivamente para los juegos de PC. En consecuencia, los únicos requisitos a nivel empresarial es tener al menos 64 GB y ser compatible con los SSD basados en SATA y en NVMe. Nuevamente: considerando que es probable que el SO Windows 11 supere los 50 GB, es fundamental asegurarse de contar con capacidad de almacenamiento suficiente y de elegir una opción que sea superior a los requisitos mínimos.

Sin embargo, es posible que la adopción generalizada de unidades basadas en NVMe sea el catalizador para que las aplicaciones utilicen las velocidades que NVMe posibilita. En consecuencia, en combinación con la evolución de las actualizaciones de memorias, el aumento de la velocidad y la capacidad del almacenamiento de su dispositivo es una oportunidad de mejorar el rendimiento de manera económica.

Conclusiones

El lanzamiento de Windows 11 supone numerosas potenciales ventajas y, al parecer, ofrecerá una experiencia más sencilla y segura a usuarios de PC/portátiles y organizaciones por igual. Como ya hemos explicado, el que su organización adopte o no la decisión de actualizar a Windows 11 estará definido, en parte, por el grado de compatibilidad de sus activos y en qué fase de renovación de su TI se encuentra.

Considerando los avances tecnológicos, lo más probable es que las actualizaciones de hardware estén limitadas por la capacidad de actualizar, ya que las DRAM DDR3 se aproximan al final de su vida útil. Dado que habrá menos proveedores de tecnologías obsoletas y que tras un importante cambio de la tecnología estándar se verán afectadas la disponibilidad y la curva de precios, es importante tomarlo en consideración en el debate de si actualizar o renovar.

Para aquellos que se encuentren en las fases intermedias de un ciclo de renovación de equipos de sobremesa/portátiles, esta situación es una oportunidad para prolongar los ciclos de vida de sus dispositivos, mejorar el rendimiento, reforzar la seguridad y ofrecer una mejor experiencia de usuario. Actualizar la memoria y los SSD permite hacerlo a una fracción del precio de adquirir dispositivos nuevos.

Sean cuales fueren sus requisitos o necesidades, #KingstonIsWithYou y tenemos expertos para guiarle en la búsqueda de lo más adecuado para su organización. Tanto si se trata de discos SSD como de memorias o dispositivos USB, nuestro servicio Consulte a un experto le proporciona asesoramiento objetivo sobre cómo alcanzar sus metas.

#KingstonIsWithYou

vista superior de un portátil sobre un escritorio oscuro, con ilustraciones lineales de placa de circuitos

Pregunte a un experto

Para planificar la solución adecuada es necesario conocer los requisitos de su sistema y de sus proyectos. Permita que los expertos de Kingston le orienten.

Pregunte a un experto

Kingston Búsqueda de módulos de memoria

Si decide empezar a operar con los productos Kingston, elegir una memoria le resultará fácil.
Con más de 30 años de experiencia, Kingston dispone de los conocimientos y recursos que usted necesita para poder escoger su memoria con confianza.

Buscar por sistema/dispositivo

Para encontrar los productos Kingston que necesita, simplemente introduzca la marca y el número de modelo o número de referencia del sistema de ordenador o dispositivo digital correspondiente.

Buscar por número de referencia

Realice su búsqueda en función del número de referencia de Kingston, del número de referencia del distribuidor o del número de referencia equivalente del fabricante.

Kingston NVMe SSDs

Artículos relacionados