Persona utilizando un portátil
Transporte y protección de los datos fuera del cortafuegos
Dos manos utilizando un teléfono móvil

El impulso hacia el trabajo a distancia alimentado por la pandemia ha conllevado que los datos sensibles críticos deviniesen en más móviles que nunca. Desde portátiles hasta unidades USB y desde teléfonos inteligentes hasta tabletas, los datos saltan desde dispositivo a dispositivo y de lugar a lugar mucho más que nunca antes. Con esta mayor movilidad, las probabilidades de que los datos se extravíen o sean robados, con las consiguientes gravísimas consecuencias, es hoy mayor que nunca.

El trabajo remoto es la nueva normalidad. Hoy, los integrantes de su personal posiblemente accedan a su entorno laboral desde varios y diferentes dispositivos, e incluso ubicaciones. El reto consiste en encontrar la manera de que trabajen de manera eficiente sin exponer a su organización a los riesgos de seguridad y a las vulneraciones de datos.

Hoy en día, la protección de los datos es un requisito básico para empresas, administraciones públicas y particulares. Las vulneraciones de datos, el pirateo y el error humano son recordatorios constantes de las amenazas y riesgos que abundan a nivel global. Los costes —tanto económicos como en materia de reputación— asociados con una vulneración de datos pueden ser astronómicos. Los requisitos de estrategias avanzadas de ciberseguridad y DLP (prevención de pérdida de datos) se basan en métodos de almacenamiento y memorias fiables y eficientes.

Las unidades USB no protegidas no solamente ayudan a almacenar y transportar datos sensibles, sino también virus, malware y ransomware. Abundan las unidades USB no protegidas: se regalan como artículos de promoción, o se comparten entre amigos y colegas. A su vez, se utilizan para transportar archivos de trabajo, posible y desprevenidamente infectando otros ordenadores o dispositivos al ser insertadas en los mismos.

Las unidades USB con cifrado basado en hardware, que utilizan la Norma de cifrado avanzado (AES) de 256 bits, posibilitan la portabilidad necesaria y un cifrado de calidad superior al del cifrado por software basado en host para el transporte de los datos digitales de un lugar a otro.

El uso de unidades USB con cifrado basado en hardware posibilita la misma necesaria portabilidad y un grado superior de cifrado para transportar datos digitales, y contribuye considerablemente a resolver los retos del trabajo remoto. Las unidades cifradas son apenas más caras que las versiones no cifradas estándar, su grado de protección de los valiosos datos no tiene precio.

Con el cifrado basado en hardware, sus datos estarán protegidos por contraseña, y disponibles, en todo momento y en todo lugar. Y si un dispositivo se extraviase, o fuese robado, tendrá la tranquilidad de saber que nadie podrá acceder a los archivos cifrados. Con los modelos administrados incluso podrá destruir a distancia las unidades USB perdidas.

La protección y la ciberseguridad durante el transporte de los datos sensibles puede pensarse como una abrumadora responsabilidad. Los requisitos del trabajo digital han cambiado significativamente. Ahora los empleados pueden decidir cuándo, cómo y con qué dispositivos trabajar. La combinación adecuada de unidades USB con cifrado basado en hardware y de administración de software de terminales ayuda a las organizaciones mantener el control de sus dispositivos y a mitigar el riesgo de vulneraciones de datos. Además, este método es compatible con las actuales estrategias de cumplimiento de las normas oficiales, como el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) de la UE y del NYDFS (Departamento de Servicios Financieros de Nueva York).

Una unidad USB conectada a un portátil

Las unidades USB con cifrado basado en hardware de Kingston incorporan soluciones de protección de datos móviles tanto dentro como fuera de los cortafuegos de una organización. Se trata de soluciones sencillas y fáciles de usar, diseñada para la protección de datos que requieren una seguridad hermética, y que contribuyen a cumplir normas, directivas y reglamentos del sector. Los productos son compatibles con TAA, cuentan con homologación FIPS y se presentan en capacidades de hasta 128 GB, lo cual los convierte en ideales tanto para usuarios corporativos como para organismos de la administración pública.

Las unidades USB cifradas pueden personalizarse de diversas maneras para satisfacer las necesidades de su organización. Podrá agregar las funciones de su preferencia para crear unidades únicas e imprescindibles. Este programa ofrece las opciones más solicitadas por los clientes, incluyendo numeración en serie, doble contraseña y logotipos personalizados. ¿Qué más motivos se necesitan para adoptar las medidas que garanticen la seguridad y protección no solamente la información de su organización, sino también los datos confiados a la misma?

#KingstonIsWithYou

Pregunte a un experto

Pregunte a un experto

Para planificar la configuración de memoria adecuada es necesario conocer los objetivos de seguridad de sus proyectos. Permita que los expertos de Kingston le orienten.

Pregunte a un experto

Vídeos relacionados

Trisha sosteniendo una unidad Flash USB DT2000

Explicación de unidades de memoria Flash USB cifradas

Las unidades Flash USB cifradas mantienen protegidos sus datos privados. Pero, ¿cómo funcionan?

Unidad Flash USB cifrada de Kingston

Unidad USB cifrada

Las unidades Flash USB cifradas mediante hardware contribuyen a proteger la información sensible de su organización, en un momento en que la seguridad y la protección de los datos supone un importante reto para las empresas.

Artículos relacionados