Vista posterior de un ejecutivo con su portafolios y cartera caminando en el Metro de Londres

En los viajes al lugar de trabajo hay un 22% más de probabilidades de perder los dispositivos

¿El trabajo híbrido está abriendo la puerta a nuevas amenazas?

Una persona colocando un portátil dentro de una mochila

Tras una consulta al TFL (Consorcio de Transportes de Londres) amparada por la Ley de Libertad de Información (FOI, por sus siglas en inglés), observamos un enorme incremento del riesgo de extravío de dispositivos electrónicos en los viajes realizados durante 2021.

Una comparación de los bienes extraviados y de los desplazamientos antes y después de la pandemia nos revela un 22% de aumento en las pérdidas de dispositivos electrónicos en los medios de transporte que normalmente utilizan los trabajadores, como los autobuses, el tren elevado, el metro, los ferrocarriles urbanos, el tren ligero de los Docklands y la aerolínea Emiratos*.

Se trata de una estadística alarmante, considerando que el trabajo híbrido se ha convertido en la norma. Los datos de las empresas "viajan" habitualmente con los empleados, tanto en unidades USB como en portátiles o teléfonos inteligentes. Una mayor frecuencia de pérdidas de dispositivos electrónicos implica una mayor exposición al riesgo para las organizaciones.

¿Qué implicaciones tiene esto para usted?

Se suele pensar que, por regla general, los datos están protegidos con la estrategia de seguridad vigente. Sin embargo, cuando los datos salen de la oficina, lo más probable es que sus actuales políticas de seguridad y PPD (prevención de pérdida de datos) ya no le mantengan a salvo, lo cual expone a su empresa a filtraciones y a la pérdida o robo de sus datos.

Solamente con ver las noticias podrá enterarse de que las pérdidas de datos pueden resultar enormemente onerosas, sea por las multas derivadas del incumplimiento del RGPD, por la pérdida de propiedad intelectual (PI) o incluso por la pérdida de datos de los empleados.

En la pandemia se ha producido un enorme cambio en la manera y en el lugar de trabajo de los empleados. A su regreso a la oficina, este enorme incremento del 22% no debería pasarse por alto, ya que indica que los empleados “han perdido reflejos” y están expuestos a mayores riesgos de perder sus dispositivos durante sus desplazamientos. Esto implica que, hoy como nunca, hay que garantizar que su empresa disponga de las herramientas adecuadas para proteger a los empleados y a los datos corporativos que llevan consigo. Es justamente aquí donde Kingston IronKey puede ayudarle.

Rob Allen, Director de Marketing y Servicios Técnicos - Kingston Technology EMEA

Bien, ¿y qué puede usted hacer?

Muy fácil. Puede impedirlo utilizando dispositivos con cifrado basado en hardware, ya que son la mejor manera de mantener protegidos los datos en caso de que un dispositivo se extravíe.

Por gozar de la confianza de organismos gubernamentales, agencias de inteligencia militar y empresas, la gama Kingston IronKey de unidades Flash USB cifradas y de soluciones de almacenamiento externo en SSD son la solución perfecta para proteger los datos. Incorporan la Norma de cifrado avanzado (AES, por sus siglas en inglés) de 256 bits y disponen de homologación FIPS, el cifrado más potente que existe hoy en el mercado. Y como los datos contenidos en el dispositivo extraviado o robado están cifrados, no es posible acceder a los mismos.

Esto garantiza que los datos se mantienen protegidos, incluso si el ordenador anfitrión queda comprometido. Esto incluye contraseñas y claves, así como ataques específicos a unidades USB. Además, podrá monitorizar la actividad y borrar a distancia los datos con versiones administradas, para tenerlos siempre bajo control.

Todo lo cual supone la tranquilidad de saber que no solamente cumple la normativa, sino que además se reduce significativamente el riesgo de fuga de información confidencial de la empresa, sea donde fuere que se encuentren sus empleados.

Tenemos cifrado basado en software, así que no tendríamos que preocuparnos, ¿no?

No es tan así. Muchas organizaciones creen que están seguras utilizando económicas unidades USB no cifradas que protegen con cifrado basado en software. Esto podría terminar siendo una falsa economía.

Confiar exclusivamente en el cifrado basado en software que puede existir en el ordenador de un empleado puede no ser suficiente para proteger los datos contra las nuevas amenazas.

En resumen, este tipo de cifrado puede eliminarse con poco esfuerzo, lo cual abre la puerta a atajos de los empleados, a la pérdida de datos o, incluso peor, ataques de ingeniería social.

Saber esto puede suponer la diferencia entre la frustración de “solo” perder un dispositivo y el lesivo coste de una vulneración de datos a gran escala.

#KingstonIsWithYou

Pregunte a un experto

Pregunte a un experto

Para planificar la configuración de memoria adecuada es necesario conocer los objetivos de seguridad de sus proyectos. Permita que los expertos de Kingston le orienten.

Pregunte a un experto

Artículos relacionados