Nos damos cuenta de que está visitando el sitio del Reino Unido. ¿Le gustaría visitar nuestro sitio principal?

Prevención de pérdida de datos escrita en notas autoadhesivas, con gráficos y diagrama, aislados sobre un escritorio de oficina.

Qué tiene que saber al elaborar su estrategia de prevención de pérdida de datos

En Kingston llevamos un seguimiento de incidencias de pérdida de datos de alto perfil. Para proteger la información de su propiedad, las organizaciones que manejan datos sensibles deben implementar una estrategia de prevención de pérdida de datos (PPD). Recientemente, Richard Kanadjian — uno de los nuestros— escribió acerca de las estrategias de PPD en este artículo de Dark Reading.

A medida que las organizaciones se van ajustando a los entornos de trabajo híbridos y se adaptan a la manera de almacenar, administrar y transmitir datos sensibles, deben actualizar con frecuencia su software de PPD y utilizar productos adecuados, como las unidades USB cifradas por hardware y el almacenamiento en disco SSD externo de Kingston IronKey para disuadir el ciberdelito. La mejor estrategia de PPD protege a los empleados, clientes, empleados y operaciones de datos de las empresas.

Aquí presentamos las tres principales prácticas que Kingston recomienda a las organizaciones que pretenden fomentar una PPD sólida:

1. Copia de seguridad, copia de seguridad, copia de seguridad

Kingston IronKey VP80ES en una estación de trabajo, con archivos y bolígrafos

Una vez que la organización haya identificado los tipos de datos más sencillos y específicos, sus trabajadores deberían hacer copia de seguridad de los mismos bajo estrictos protocolos. El hacerlo protege contra los daños a los archivos y contra el borrado accidental de los mismos. Realizar copias de seguridad de la información más crítica reduce la vulnerabilidad de la organización frente a los extorsionistas que pudiesen secuestrarlos. Para almacenar y transferir datos de manera segura, existen diversas opciones, pero muchas de ellas empiezan por el almacenamiento cifrado por hardware, como los discos SSD externos IronKey Vault Privacy 80.

2. Formar a los trabajadores en sus puntos vulnerables es de la máxima prioridad

Videoconferencia de equipo de trabajo multinacional en línea, pantalla de videollamada con muchos perfiles de usuarios en ella

El entorno de trabajo híbrido ha incrementado drásticamente la vulnerabilidad de los datos. Ningún empleado es perfecto, y las amenazas de los piratas abundan por doquier. Incluso los trabajadores en equipo más brillantes pueden ser víctimas de un exitoso intento de usurpación de identidad, o dejar una contraseña escrita accidentalmente en texto normal. Entre otras pifias del personal que incrementan la exposición a las amenazas podemos mencionar el acceso a datos sensibles a través de redes wifi públicas no protegidas, como las de las cafeterías u hoteles, y utilizar unidades USB no cifradas mediante hardware. Estos ejemplos son habituales: cuando los empleados exponen inadvertidamente los datos de la organización a los malos, son las organizaciones las que sufren las consecuencias.

Por consiguiente, los responsables de seguridad deben empoderar a todos los integrantes de la organización para que jueguen un papel activo en la protección de la organización contra la pérdida o los robos de datos. Las actualizaciones continuas contra riesgos de ciberseguridad y la capacitación frecuente de los trabajadores contribuyen a fomentar sólidas defensas contra los ciberataques. Las unidades cifradas por hardware Kingston IronKey aportan una sólida protección contra las pérdidas o robos de los datos sensibles que trasladan con ellos.

3. Contar con un plan de respuesta rápida

Vector de un empleado trabajando en ordenadores interconectados en línea de manera segura.

Inevitablemente, se producirán incidencias de vulneración, pirateo y pérdidas de datos. Contar con el plan adecuado o con las herramientas idóneas puede mitigar los daños. Las medidas tales como un proceso de recuperación de datos, las soluciones de revocación remota del acceso a sistemas de almacenamiento compartido, el notificar cualquier vulnerabilidad a la mayor brevedad a los interesados, e incluso alertar a las autoridades competentes o a los clientes del robo de datos, son todos medios para reducir los daños de las pérdidas de datos. Mantener buenas prácticas puede reducir significativamente la probabilidad de ataques exitosos, aunque las amenazas no desaparecen. Por ello, es fundamental trazar un curso de acción a adoptar cuando se produzcan estas situaciones.

Los productos Kingston IronKey han sido diseñados teniendo en cuenta estrategias de PPD, de manera que cuando se produzcan eventuales vulneraciones, las organizaciones que utilizan nuestra tecnología ya están en la mejor posición posible para mitigarlos. Aunque cada organización necesita una PPD a la medida de sus necesidades específicas, todas las PPD deberían implementarse con el mismo objetivo: impedir las vulneraciones de datos y mantener protegidos los datos personales y profesionales, tanto en reposo como en tránsito.

Consulte más información sobre cómo Kingston ayuda a las organizaciones a lograr la seguridad de los datos.

#KingstonIsWithYou #KingstonIronKey

Pregunte a un experto

Pregunte a un experto

Para planificar la configuración de memoria adecuada es necesario conocer los objetivos de seguridad de sus proyectos. Permita que los expertos de Kingston le orienten.

Pregunte a un experto

Artículos relacionados