Nos damos cuenta de que está visitando el sitio del Reino Unido. ¿Le gustaría visitar nuestro sitio principal?

Un hombre sentado a una mesa con una torre abierta que observa los componentes del ordenador.
Revitaliza tu antiguo ordenador

A menudo, la gente se deshace de los ordenadores que ya no funcionan y que podrían revitalizar realizando una pequeña inversión para sustituir algunas piezas. Los ordenadores antiguos, especialmente cuando se le realizan actualizaciones estratégicas, pueden ser eficaces para actividades de baja intensidad, como navegar por internet, procesar documentos de texto, presentaciones o correos electrónicos. También pueden ser útiles como equipos de respaldo en el caso de que falle el ordenador principal. Los ordenadores renovados o revitalizados también pueden ser beneficiosos para las familias con hijos pequeños o personas mayores que necesiten un sistema para consultar el correo electrónico o hacer las tareas del colegio.

Analiza tu antiguo ordenador

Una buena forma de empezar a revitalizar un antiguo ordenador es limpiarlo. La acumulación de polvo y suciedad puede obstaculizar el funcionamiento de los componentes internos, como los ventiladores o disipadores térmicos. Si decides limpiar tu sistema, primero debes apagarlo y desenchufarlo. Limpia la carcasa, los componentes externos y los periféricos con un paño de microfibra y una botella pulverizadora que contenga un 70 % de alcohol isopropílico y un 30 % de agua destilada.

Empieza a limpiar el antiguo teclado dándole la vuelta y sacudiéndolo para que caiga toda la suciedad que haya acumulado antes de rociarlo con el espray. Evita usar un paño de limpieza normal en los componentes que queden expuestos ni en los elementos próximos a estos, independientemente del polvo que tengan. La estática puede provocar daños irreparables en los componentes eléctricos, y si una fibra del paño se adhiere a un componente, podría romperlo y dejar al sistema inutilizable. Utiliza aire comprimido para limpiar el interior de la carcasa del ordenador, especialmente los ventiladores de un portátil o PC. Asegúrate de mantener la botella en posición vertical mientras efectúas la limpieza. De lo contrario, podrías derramar líquido refrigerante en el sistema. Si bien esto no va a estropear el sistema, sí que tendrás que esperar a que se evapore el líquido que haya entrado en contacto con los componentes. Incluso a los componentes recién instalados puede resultarles difícil rendir al máximo cuando los ventiladores se obstruyen y no hacen su cometido. Una vez que hayas limpiado a fondo el sistema y hayas dejado que se evapore el líquido del espray, podrás volver a enchufarlo e intentar encenderlo. También deberías arrancarlo y comprobar que todos los componentes existentes sigan funcionando correctamente: ventiladores, memoria, almacenamiento, placa base y periféricos como altavoces, puertos USB, unidades ópticas, etc.

Cómo renovar tu ordenador

Las manos de un hombre en el interior de una torre de ordenador abierta y con los cables por fuera.

Las piezas móviles de los ordenadores son más propensas a las averías. Los ventiladores y las unidades de disco Duro (HDD) suelen ser los primeros en fallar. Las baterías (como las de los portátiles) son otro peligro, dado que pueden romperse tanto a nivel químico como físico con el paso del tiempo.

Sustituir una placa base al completo puede ser prohibitivamente complejo y caro, y es que la necesidad de nuevos componentes hace que resulte más rentable comprar un nuevo PC. Los procesadores no suelen representar problemas para las actividades informáticas básicas y, en función del tiempo que tenga el PC, podría no resultar muy práctico cambiarlos por otros más modernos, dado que las placas base solo son compatibles con determinadas generaciones de CPU que podrían no estar ya disponibles. No obstante, actualizar la RAM supone una forma demostrada, sencilla y relativamente barata de aumentar el rendimiento de un antiguo PC o portátil. La tecnología RAM heredada suele mantenerse disponible durante más tiempo que componentes como los procesadores.

Formateos o sustituciones del almacenamiento

Dado que los discos duros a menudo son los primeros componentes en fallar en el caso de los ordenadores antiguos, la opción de sustituir el disco duro del sistema por un SSD puede ser una opción para quienes quieran mejorar el rendimiento de un equipo viejo. No obstante, si tienes archivos fundamentales que te gustaría conservar, hazles una copia de seguridad o mígralos a una memoria USB o unidad externa antes de hacer el formateo o de sustituir el almacenamiento.

Si decides no actualizar ni ampliar las opciones de almacenamiento del ordenador, es buena idea que liberes aproximadamente 20 GB del espacio para permitir que el sistema funcione correctamente. También deberías deshacerte de las aplicaciones no deseadas que podrían aparecer durante el arranque y que no son necesarias para el uso general del sistema. Este tipo de aplicaciones pueden ralentizar significativamente el equipo, especialmente si se trata de un hardware obsoleto y deficiente. Cualquier aplicación que no se va a usar o que apenas se le vaya a dar uso puede eliminarse del sistema. Siempre es buena idea vaciar la papelera de reciclaje (o papelera).

Sistemas operativos para ordenadores revitalizados

Un dedo toca el icono de Microsoft Edge en la pantalla táctil de una tablet. Se trata de una tablet con el sistema operativo Windows.

Para mayor seguridad y eficacia, es prudente actualizar el sistema operativo de tu antiguo ordenador como una fase más del proceso de revitalización. Descarga parches para Windows y macOS de las páginas web de Microsoft y Apple. Las actualizaciones de macOS son gratuitas, mientras que las de Windows 10 u 11 desde la versión 8 suelen costar 139 $. No obstante, es posible usar el sistema operativo sin pagar por él, tan solo tendrá menos funciones disponibles.

Los sistemas que ya cuenten con Windows 10 son fáciles de modernizar, siempre y cuando no presenten problemas graves de hardware. La mejor forma de actualizar un ordenador obsoleto es volver a instalar Windows al completo, de forma que la nueva instalación esté completamente al día en cuanto a actualizaciones de aplicaciones y seguridad. En la página web de Microsoft puedes consultar una guía donde se detalla cómo hacerlo. Si decides no volver a instalar el sistema operativo, tendrás que actualizar los controladores. Hay softwares de actualización de controladores capaces de escanear de manera automática los controladores y actualizarlos. Esto evita algunos problemas con respecto a hacerlo de manera manual.

Microsoft tiene la aplicación Comprobación de estado del PC, que permite identificar si el PC revitalizado es capaz de ejecutar Windows 11. Los ordenadores vendidos después del 2017 deberían contar con todo el hardware necesario. Otros ordenadores podrían tener aún Windows 8 o incluso 7, para los que Microsoft ya no ofrece ningún soporte y que, por lo tanto, no están protegidos frente a malware a diferencia de las versiones más recientes de Windows.

Los usuarios de Mac pueden volver a instalar macOS fácilmente mediante la combinación Comando + R durante el arranque para acceder al modo de recuperación. Una vez dentro, se instalará la versión más reciente de macOS compatible con tu Mac, incluidos los parches de seguridad.

Si el ordenador va destinado a un estudiante, instalar ChromeOS puede ser una buena opción. En los colegios se suelen usar Chromebooks, y ChromeOS Flex ofrece ciertas ventajas con respecto a Windows y macOS en el caso de los ordenadores antiguos. Es mucho más intuitivo para los estudiantes que son principalmente usuarios de Chromebook.

Uso de ordenadores revitalizados para actividades intensivas

Incluso con estas mejoras, a un sistema le puede seguir resultando difícil realizar tareas de alta intensidad como la edición de vídeos e imágenes, los videojuegos y el diseño CAD. No obstante, actualizar la RAM puede hacer que jugar a los videojuegos sea aún más viable. Pero no trates de jugar a los títulos más recientes, suelen requerir los últimos procesadores y tarjetas gráficas para funcionar correctamente.

Actualizar a una RAM de 16 GB, 32 GB o incluso de 64 GB y a un SSD de 1 TB puede ampliar la vida útil de tu equipo. Estas son algunas de las actividades que puedes hacer con un ordenador antiguo: navegar por internet, gestionar el correo electrónico, ver vídeos o hacer tareas de oficina o del colegio. Todas ellas se pueden lograr fácilmente con estas dos mejoras y una actualización del sistema operativo. ¿Cuántos ordenadores tenéis en casa que podrían volver a ponerse en uso tras una pequeña inversión de tiempo y dinero?

#KingstonIsWithYou

Buscador de productos de Kingston

Si decide empezar a operar con los productos Kingston, elegir una memoria le resultará fácil.
Con más de 35 años de experiencia, Kingston dispone de los conocimientos y recursos que usted necesita para poder escoger su memoria con confianza.

Buscar por sistema/dispositivo

Para encontrar los productos Kingston que necesita, simplemente introduzca la marca y el número de modelo o número de referencia del sistema de ordenador o dispositivo digital correspondiente.

Buscar por número de referencia

Realice su búsqueda en función del número de referencia de Kingston, del número de referencia del distribuidor o del número de referencia equivalente del fabricante.

Vídeos relacionados

Artículos relacionados