Nos damos cuenta de que está visitando el sitio del Reino Unido. ¿Le gustaría visitar nuestro sitio principal?

Profesional trabajando con un compañero y un portátil en un escritorio con una cámara y accesorios.
Cómo crear su dosier de fotografía

Cómo mostrar sus habilidades fotográficas

Para un fotógrafo, el dosier es similar al currículum para la mayoría de los demás ámbitos profesionales. Y, en algunos casos, es incluso más importante. Es una recopilación de sus mejores trabajos. Es su tarjeta de visita. Es una presentación pictórica de su creatividad, estilo, capacidades y dedicación. Es fundamental para conseguir encargos (léase: ganar dinero).

No es algo que se pueda descuidar en absoluto.

Hemos recopilado algunos consejos para orientar a los fotógrafos en la elaboración de un dosier que llame la atención. Aunque la creación de dosieres no es algo que solamos hacer, ayudar a resolver problemas de almacenamiento digital sí lo es. Más adelante hablaremos de esto.

¿Qué incluye un dosier?

Lógicamente, las fotos que ha sacado. Hablaremos de esto en unos instantes. Por ahora, centrémonos en otros elementos que querrá incluir. Además de ver sus fotos, los clientes potenciales querrán saber un poco sobre usted.

En el apartado más personal del dosier, indique su nombre, información de contacto (ubicación o dirección, número de teléfono, dirección de correo electrónico…) y proporcione algo de información sobre su interés por la fotografía y su formación, si es pertinente. Si está especializado en un género fotográfico concreto, menciónelo y explique por qué lo eligió. Mencione los premios que haya ganado. También es una buena opción añadir al perfil una lista de clientes anteriores y el contenido fotográfico en cuestión. Incluya enlaces a las redes sociales en las que tenga presencia, así como una lista de precios. Sea conciso. Con cuatro o cinco párrafos será suficiente.

Qué fotos incluir

Una cámara sobre un escritorio con una Kingston Canvas Go! Plus de 512GB de almacenamiento medio insertada. También hay una suculenta y una carpeta.

En pocas palabras: lo mejor de lo mejor. Obviamente, no es algo que pueda hacer mientras espera para una cita. ¡DEDÍQUELE TIEMPO!

Con un poco de suerte, ya tendrá las fotos organizadas de alguna manera. Si no es así, sería conveniente empezar por clasificarlas. Le facilitará mucho las cosas a la hora de buscar tipos de fotos concretos. Al organizarlas, también eliminará las que estén ocupando espacio, es decir, las que no son dignas de aparecer en un dosier. Por ejemplo, elimine las fotos en bruto, las borrosas, las de prueba, las personales de familiares o amigos, las de las vacaciones, etc.

Ahora, llega la parte difícil (y la más crucial): la selección de fotos.

  • Menos es más, no necesita tantas. Entre 15 y 20 va bien. Más de 30 no es recomendable en absoluto.
  • La variedad es la sal de la vida y de los dosieres. Debe evitar usar tomas similares o idénticas. Usar distintos tipos de fotos, colores, iluminación y composición le permitirá hacer alarde de su versatilidad y sus capacidades.
  • Si se dedica a la fotografía genérica y no se ha especializado en ningún género, cree un dosier para cada tipo. A alguien que busque un fotógrafo de bodas no le interesarán lo más mínimo sus fotos de motos a contraluz, por muchos premios que hayan obtenido.
  • En la sección de fotos de su dosier no incluya nada más que eso, fotos. Los pies de foto, las historias y los emojis cursis matan el interés. Los dosieres de fotografía son visuales, no editoriales, así que deje que sus obras hablen por sí mismas.
  • Cuando haya terminado la primera ronda del proceso de selección, no pasa nada si hay muchas más fotos de las que necesita (recuerde, entre 15 y 20 fotos excelentes es su objetivo final). Ahora empiece a descartar.
  • Repita el paso anterior.

Repítalo de nuevo (y tantas veces como sea necesario). Tenga siempre presente la categoría de su dosier. Un género por dosier. A la mayoría de los profesionales del marketing corporativo no les van a interesar las fotos de despedidas de soltera en la playa..

Ponga a prueba su dosier

Una joven de pie delante de las vistas de una ciudad sostiene una cámara y se la ofrece al espectador.

Cuando haya terminado el primer borrador del dosier, póngalo a prueba. Pídales a otras personas que le echen un vistazo y le den su opinión sobre si el diseño o disposición les parece atractivo. ¿Llaman la atención las imágenes? ¿Hay suficientes? ¿Hay demasiadas? ¿Qué se podría mejorar? ¿Me contrataría después de verlo?

Procure recopilar comentarios constructivos de personas de estos tres grupos: fotógrafos profesionales, alguien que trabaje en un ámbito creativo que no sea la fotografía y amigos o familiares. La opinión de los fotógrafos profesionales es la que debería tener más peso.

Los dosieres de la vieja escuela siguen siendo tendencia

Hoy en día, los dosieres digitales son la norma. Sin embargo, sigue habiendo razones de peso para elaborar una versión impresa. Aunque es cierto que los dosieres digitales permiten que los clientes potenciales los vean en prácticamente cualquier parte del mundo, una versión impresa de calidad puede impactar y contribuir a la venta cuando se reúna con posibles clientes locales. Una copia impresora no solo hará que parezca más profesional, sino que además tiene un aura que demuestra su dedicación.

Manténgalo actualizado

No puede elaborar un dosier y olvidarse de él. Debe reflejar su esencia aquí y ahora. Las fotos de hace uno o dos años pueden parecer anticuadas. Tome por costumbre revisar y actualizar el dosier con frecuencia: cada trimestre, cada seis meses o una vez al año. Recuerde que cuando sume, también tiene que restar. Es conveniente que siempre tenga entre 15 y 20 fotos.

El papel de Kingston

Lo bueno de un dosier digital es la comodidad y el bajo coste a la hora de enviarlo. Con tan solo hacer clic en unos enlaces ya estará camino de su destino. Como mencionábamos al principio, Kingston sigue desempeñando un papel: el almacenamiento. Sí, un dosier puede almacenarse en un ordenador o portátil, o en la nube. Pero Kingston ofrece multitud de soluciones para almacenar sus dosieres en formato móvil:

  • unidades Flash USB cifradas
  • tarjetas de memoria SD y microSD de alto rendimiento o alta capacidad, como Canvas React Plus y Canvas Go! Plus, diseñadas para el uso industrial con capacidades de hasta 1TB
  • SSD externos superrápidos, como el XS2000

¿Cuál es la ventaja de usar estas opciones de almacenamiento? La portabilidad. Llévese el soporte que prefiera a una reunión con un posible cliente y conéctelo: aparecerá el dosier en todo su esplendor, listo para que su cliente lo lea y lo disfrute.

Y ya estaría. Esto es todo, unos cuantos consejos de nuestra parte para que siga avanzando y creciendo como fotógrafo profesional.

#KingstonIsWithYou

Vídeos relacionados