Nos damos cuenta de que está visitando el sitio del Reino Unido. ¿Le gustaría visitar nuestro sitio principal?

Una mano sosteniendo un SSD externo XS1000 de Kingston sobre un fondo marrón.
HDD vs. SSD externo

Los medios de almacenamiento digitales han evolucionado mucho desde la época de las cintas y los disquetes. Para los consumidores modernos, el medio de almacenamiento más común para ordenadores son los discos duros (HDD) y los discos de estado sólido (SSD). Muchos nuevos modelos de ordenadores que se venden en la actualidad incluyen SSD, pero aún existen razones para abogar por los SSD externos como solución para ampliar el almacenamiento. Estos, por supuesto, también están disponibles y ofrecen ventajas que no presentan los HDD.

Ventajas de los SSD externos

  • Los SSD son más rápidos que los HDD: los SSD ofrecen mejoras considerables en cuanto a transferencia de datos, en comparación con los HDD. Los HDD más rápidos que se comercializan ofrecen velocidades de 160 MB/s, mientras que un SSD básico suele triplicar dicha velocidad —muchas unidades SATA alcanzan fácilmente velocidades superiores a 500 MB/s de lectura y escritura. Las unidades de NVMe de mayor rendimiento del mercado pueden alcanzar velocidades de hasta 7000 MB/s, ideal para transferir archivos grandes, como vídeos o archivos gráficos pesados.
  • Los SSD son más duraderos que los HDD: por su naturaleza de diseño, los SSD resisten más daño que los HDD. Los discos duros poseen piezas mecánicas, como discos giratorios, que se leen —y también se escribe en ellos— mediante actuadores mecánicos que se mueven a lo largo de la superficie de los discos. El disco y sus piezas asociadas pueden dañarse con las caídas o cuando funcionan de manera continua durante un largo periodo de tiempo. Por este motivo, los HDD son especialmente vulnerables —incluso cuando se utilizan con normalidad— al usarlos como almacenamiento externo, ya que su portabilidad aumenta las probabilidades de que se te caigan o reciban golpes durante un desplazamiento.
  • Los SSD son más silenciosos que los HDD: de nuevo, debido a las piezas mecánicas, los HDD pueden ser ruidosos. Si bien este aspecto puede que no suponga ningún problema para algunos usuarios, otros que trabajan en proyectos de mezcla de audio o voiceover, o que han muchas videoconferencias quizá prefieran un sistema que haga menos ruido molesto.
  • Los SSD consumen menos energía que los HDD: en sistemas como los portátiles, en los que la energía de funcionamiento proviene de una batería, los HDD agotan dicha batería más rápido que los SSD. Esto se traduce en que, a menudo, los portátiles con SSD pueden funcionar a batería durante más tiempo que un sistema equivalente que utilice un disco duro.
  • Los SSD son más ligeros que los HDD: debido a los tipos de piezas que necesitan, los SSD son muy ligeros. En función del modelo de HDD, el disco duro externo puede pesar más de 680 g (1,5 libras). Por el contrario, los SSD externos pueden pesar tan solo unos 29 g (1 onza), como el disco de estado sólido externo XS2000 de Kingston, que cabe en un bolsillo y ofrece hasta 4 TB de almacenamiento de alta velocidad.

Ventajas de los HDD

  • Los discos duros son más baratos que los SSD: las técnicas de fabricación y otros factores relacionados permiten que los HDD sean más baratos de fabricar que los SSD, por lo que pueden ser más económicos a la hora de hacer una compra por volumen.
  • Los discos duros ofrecen más capacidad: como los HDD son más baratos de fabricar, los modelos de gran capacidad son más viables como productos comerciales. Por eso, no solo es más barato, sino también más sencillo encontrar un HDD externo de 10 TB que un SSD externo de 10 TB.

¿Debería elegir un SDD o un HDD externo?

Existen muchos motivos por los que recomendar un SSD como almacenamiento externo. Si buscas más almacenamiento para fotos, juegos o vídeos que vas a editar y consultar a menudo, un SSD externo probablemente sea tu mejor opción. La velocidad, la robustez y la portabilidad de un SSD externo lo convierten en un medio adecuado para almacenar datos personales. El disco de estado sólido externo XS1000 de Kingston es un ejemplo de una unidad de almacenamiento «básica» pero excelente, y ofrece entre 1 y 2 TB de capacidad, así como velocidades de lectura/escritura de hasta 1000 Mb/s; todo ello en un dispositivo de menos de 69,5 mm (3 pulgadas) de longitud.

#KingstonIsWithYou

infographic

Vídeos relacionados