Nos damos cuenta de que está visitando el sitio del Reino Unido. ¿Le gustaría visitar nuestro sitio principal?

Equipo de seguridad nacional trabajando con ordenadores, cuyas pantallas muestran tablas, gráficos y estadísticas

Por qué los organismos nacionales de ciberseguridad confían en Kingston IronKey?

Garantizamos la protección de las agencias nacionales de ciberseguridad

En el ámbito de la seguridad nacional, la importancia de mantener protegidos los intereses nacionales contra las ciberamenazas se ha convertido en tarea ímproba. Considerando el creciente volumen y la diferente naturaleza de los ataques, el que fallasen tendría terribles consecuencias, no solamente a nivel comercial o reglamentario, sino también por la pérdida de la confianza en la capacidad de protección del país.

Considerando las crecientes inversiones en ciberseguridad, es evidente que las naciones se están tomando muy en serio la proliferación de amenazas. Pero la atención no debería centrarse exclusivamente fuera de aquellos a quienes se confía mantener protegidas a sus ciudadanos y organizaciones.

Por ello, a la hora de protegerse a sí mismos contra las pérdidas y vulneraciones de datos, los departamentos de ciberseguridad estatales saben que almacenar y transferir sus datos con seguridad es fundamental.

El reto

Un importante departamento de seguridad nacional de EMEA necesitaba proteger el almacenamiento y transferencia de datos de inteligencia de ciberseguridad, retirándolos de aquellos entornos en los que se consideraba que era demasiado alto el potencial riesgo de quedar comprometidos.

Necesitaban un colaborador con experiencia en la altamente sensible área de protección y almacenamiento de datos, con soluciones que pudiesen ser administradas de manera centralizada, y escaladas según las necesidades.

Pero esto no debía ir en detrimento de los aspectos prácticos y tenía que complementarse con su estrategia de seguridad más amplia. Esto implicaba que no podía ser una solución de “talla única” y que los niveles de protección debían ser jerarquizados en función de costes, escala y percepción de riesgos.

¿Complicado, no? Quizás. Pero aquí les contamos cómo Kingston IronKey lo consiguió…

Solución

Unidades USB Kingston IronKey cifradas sobre un escritorio

Considerando lo expuesto, recurrieron a un equipo de Pregunte a un experto de Kingston que, tras un profundo y concienzudo proceso de evaluación, pudo recomendarle soluciones exhaustivas basadas en sus actuales y futuras necesidades. Una de las soluciones se ofreció a un pequeño número de usuarios que necesitaba elevadísimos niveles de seguridad y de velocidad, en tanto que otra estuvo dirigida a un mayor número de usuarios de la organización que requerían almacenamiento portátil seguro. En resumen, que tendrían que contemplarse todas las eventualidades.

Para quienes necesitaban unidades USB eficientes y muy seguras —para implementarlas en un amplio grupo de usuarios— se optó por las unidades USB cifradas Kingston IronKey D300S/SM por sus homologaciones FIPS 140-2 de Nivel 3 y OTAN. A nivel físico, se trata de unidades muy resistentes, con carcasa de zinc y sellado epóxido a prueba de manipulaciones.

Para los usuarios con los más altos privilegios de acceso se optó por las unidades USB cifradas Kingston IronKey S1000, considerando sus elevados niveles de protección y seguridad. A la hora de elegir las S1000, la agencia de seguridad de alto perfil se aseguró de que esta unidad “portátil” fuese adecuada para operaciones militares. Su cifrado AES de 256 bits basado en hardware en modo XTS, su validación FIPS 140-2 de Nivel 3 con administración de clave de cifrado de criptochip integrada y la sólida carcasa de aluminio anodizado, garantizan la protección de datos en cualquier entorno, por más riguroso que sea. Además, por su rendimiento USB 3.0*, se trata de un sistema de almacenamiento sólido y seguro para quienes más lo necesitan.

En ambos casos, la posibilidad de administrar centralizadamente los datos más críticos contenidos en las unidades fue de fundamental importancia. De este modo se tiene un control integral, lo cual incluye la auditoría de todos los datos transferidos y la identidad de quienes los manejan, además de la posibilidad de bloquearlas en caso de detectarse cualquier amenaza. Este tipo de control centralizado supera con creces los niveles de protección ofrecidos hoy por la mayoría de los prestadores de servicios en la nube.

Aparte de esto, Kingston estaba a su disposición, colaborando a través de sus valorados socios de distribución y reventa, para ayudar a instalar y configurar los dispositivos, garantizar que los datos pudiesen protegerse desde el primer momento y hacer visible el compromiso de #KingstonIsWithYou.

En consecuencia, pudimos garantizar al organismo de ciberseguridad que, a la hora de proteger los datos, “predicamos y damos trigo”, y que sus ciudadanos podrían confiar en ellos como patrón de medida en materia de protección de datos y prevención de ciberamenazas.

#KingstonIsWithYou #KingstonIronKey

Icono «Pregunte a un experto» de Kingston en un chip de placa de circuito

Pregunte a un experto

Para planificar la configuración de memoria adecuada es necesario conocer los objetivos de seguridad de sus proyectos. Permita que los expertos de Kingston le orienten.

Pregunte a un experto

Artículos sobre Kingston IronKey

Artículos relacionados